20101130

"Yo sé que ahora no comprendes, pero lo entenderas cuando seas grande"


Dormimos sólo 4 horas porque al otro día nos íbamos –en procesión- hacia la Heroica Puebla de Zaragoza. Elegimos Puebla por su cercanía al D.F. y porque quedaba a medio camino de nuestro tercer destino, Xalapa, el principal de nuestro viaje. Yo tenia, además, una razón extra: Visité Puebla en dos ocasiones anteriores, como a los 9 años y luego en una practica de campo durante el bachillerato; de ambas visitas había olvidado casi todo, excepto dos cosas: un mercadito de artesanías cuyo recuerdo borroso he guardado con cariño y algunos detalles de su arquitectura que luce maravillosa en los entresijos de mi maltrecha memoria. Mi motivo personal para ir a Puebla era ese: averiguar porque estos recuerdos se aferraron a mí.

Para ir hasta allá tomamos un autobús. En Estados Unidos, viajar en autobús no es cosa linda, acá cuentan con una sola línea de camiones de alcance nacional, los Greyhound, con rutas limitadas, horarios reducidos, unidades bastante maltrechas sobre las que pesa, además, el estigma de que viajar en autobús es solo para los muy jodidos, a pesar de no es nada barato. En México contamos con múltiples centrales camioneras, servicios diversos que van desde económico guajolotero hasta el servicio ejecutivo que sonroja a cualquier aerolínea, y la ventaja de que se puede recorrer el país entero en autobús.



“Tome un Greyhound de Flagstaff a Las Vegas un sábado en la noche. Me habían advertido que los Greyhound estaban llenos de gente loca y adictos al crack. No vi ninguno pero aún así tengo que decir: f**k you Greyhound Buses. No sólo son un insultante monopolio dentro de una sangrienta economía de libre empresa que cobra demasiado por el boleto porque no tienen competencia, además sus autobuses son mierda, los asientos son incómodos y sus empleados están sobrexplotados y malpagados.”

La opinión de Jb me parece justa. La traduje, pero pueden leer la versión original en su estupendo blog de viajes.

Nosotros nos fuimos en uno de estos:


Nada que ver con un Greyhound y cuesta mucho menos: En dólares, el boleto a Puebla sale en 10.50, la misma distancia en EU te cuesta el triple y el el único camión te lleva, va haciendo paradas...

Excepto por los suburbios del D.F. el camino a Puebla es hermoso




La autopista tan buena que la parte sinuosa de Rio Frio ni se siente, debe ser un placer para quien le gusta conducir manejar por ahí.

Llegamos a Puebla pasado el medio día, con un clima estupendo que nos hizo arrepentirnos de cargar tanto abrigo (Nota personal: no vuelvas a confiar en The Weather Channel...). Muy pronto recordé porque la arquitectura poblana me cautivó tanto la segunda vez que fuí.







Esta es La Casa del Alfeñique, actualmente un museo que dicen esta decorado tan hermoso por dentro como por fuera (no hubo tiempo para entrar, ¡Damn it!) La leyenda dice que un joven enamorado al que su novia no pelaba la hizo porque ella le pidió como condición que le construyera “una casa de dulce” para casarse con él. Él edificó esta casa imitando unos dulces tradicionales de España, los alfeñiques, que vendrían a ser como estos:


Los alfeñiques son los papás de nuestras mexicanas calaveritas de azúcar y de las charamuscas. Este es un detalle de la casa para que juzguen el parecido.


La leyenda no dice si la chica aceptó casarse, pero si dijo que no, que poca...


El estilo barroco y el churrigueresco me encantan y no sé por que, tal vez porque contrasta con mi sosa personalidad =) Y del barroco que he visto el de la cuidad de Puebla es el que más me ha gustado por la combinación de blanco y terracota de sus fachadas. Seguro en España y otras ciudades de México o Latinoamérica hay más edificios así; quien sepa, dígame donde para agregar esos sitios a mi lista de deseos.

Junto a la Casa del Alfeñique esta el mercado de El Parián, (que según me entero es un pleonasmo porque Parián significa mercado) Este era el mercadito artesanal que vagamente recordaba.

 
Son cuatro pasillos de repletos de puestos de artesanías donde fácilmente puedes perderte un par de horas. Cuando mi padre nos llevaba, (ahora recuerdo que fuí más de una vez) siempre salía cargando una mugrita como botín. Puedo decir sin temor a equivocarme que ese fue uno de los sitios que Trying mas disfrutó porque le encanta curiosear y yo, como cuando tenia 9, salí feliz de la vida con un par de bolsas.

Para entonces moríamos de hambre. No hubo que caminar mucho buscando donde comer, porque nos recomendaron una fonda justo cruzando la calle. Ahí comimos enchiladas de mole:

 
 
No recuerdo si dije que moríamos de hambre...

De ahí nos lanzamos a caminar sin sentido por el centro buscando maravillas.

Una de ellas la encontramos por casualidad asomándonos a un edificio que resulto ser un museo, encontrarla fue como presagio de la siguiente parte de nuestro viaje y por eso nos sentamos a ver.



Se parece a los bailables que nos ponían en la primaria: Siempre hay unos que bailan bien bonito y otros que hasta chocan entre si =) .

Salimos de ahí buscando a tontas y locas la plaza principal, y nos topamos con la Benemérita Universidad de Puebla de Los Ángeles (BUAP). Existe una gran diferencia entre la mayoría de las Universidades Mexicanas y las Gringas: Las mexicanas tienen una visión muy obtusa en cuanto a su estrategia publica, no permiten el acceso si no eres alumno o profesor o si lo permiten es con muchas restricciones; no cuentan con una tienda, ni con un espacio de interacción entre el quehacer académico y el resto del mundo; hay pocas, muy pocas vías para que la gente de la calle se compenetre con el acontecer universitario. Las universidades gringas, en cambio invitan a que todo mundo las visite, tienen amplios espacios de libre acceso, organizan una serie de eventos a los que cualquier persona puede ir y cuentan con al menos una tienda de souvenirs que les ayuda a publicitarse y financiarse, y ofrecen un espacio especialmente diseñado para que los estudiantes realicen actividades de culturales y de recreo. Por supuesto se entiende que las gringas son escuelas privadas y cuentan con muchos más recursos, pero el asunto de la cerrazón de las universidades mexicanas no tiene que ver con su presupuesto, sino con una falta de perspectiva sobre su papel social y cultural. Todo esto viene a cuento porque tratamos de entrar al Edificio Carolino de la BUAP que alberga la Rectoría y se nos permitió asomarnos solo un poquito y de muy mala gana “nomás porque veníamos de fuera” El Edificio Carolino es una joya oculta a pesar de que la universidad depende del erario publico y debería correspondernos por derecho acceder a su riqueza; a ver cuando tengo oportunidad de visitar otra vez una universidad gringa para mostrar a lo que me refiero. Que pena.


Pero no todo salió mal, mas adelante encontramos una librería dependiente de la misma BUAP que aunque era chiquita, si tenia acceso al publico. En esta librería compramos algunos libros que luego les cuento

El resto de la tarde la pasamos en el zócalo –que finalmente encontramos-





Esta foto es especial, la saque porque reconocí el letrero al que Implicada le saco foto cuando ella hace poco viajó a Puebla y escribió dándonos tips de sitios para alojarnos. Me dio mucho gusto reconocer este letrero y saber que un poco antes ella estuvo en este mismo sitio pensando en nosotros. ¡Gracias!

Cenamos en una de las taquerías que hay alrededor de la plaza.

 
Una Cemita de carne al pastor. Deliciosas.
 
 
Tacos de suadero y de machitos... Ya el compañero Jesus Olague me quitó el cargo de conciencia aclarándome que los machitos son intestinos de res rellenos, y no el pene del toro como nos habían dicho. Mi preocupación no era por haber comido tacos de pene, sino porque me gustaron mucho...
 
 
Y un agua de alfalfa. La había tomado antes pero siempre colada, descubrí que así sabe más rico. Creo que no se ve muy sabrosa porque solo yo me animé a probarla.

Finalizamos el día con un brindis en un bar cercano en donde, para sorpresa de todos, hasta Trying se aventó una michelada .

 
Me paso lo mismo que cuando el mole: me moría de sed y no pude esperar para tomarle la fotos a esa margarita antes de que pasara a mejor vida.

Después de todo si supe porque mi cerebro de teflón se negaba a dejar perderse en olvido a Puebla: Quería que regresara porque sabía que muchos años más tarde, la apreciaría como no lo hice entonces.


14 comentarios:

PHERRO dijo...

Gracias por compartir y por tu redacción sencilla y clara.
Ya estoy listo para acompañarlos a Jalapa, quiero ver lo que ven ustedes y que narres tu recorrido con esa agilidad de descubridor que me lleva de asombro en asombro.
Que sigan teniendo buen viaje, cuídense, aprovechen todo lo bueno que ofrece el país, que estén muy bien, ahora que has comprendido, espero te vaya mejor cada día, luego nos leemos.

todavia dijo...

Yo creo que hasta es algo aburrido eer. Pero escribirlo es la única manera de que no se me olvide otra vez.

Gracias por la paciencia, Pherro.

Implicada dijo...

Todavía,
Curioso pensar que se encontraron por ahí nuestras huellas en las calles de Puebla, Y hasta probaron las cemas al pastor!!! yo no lo hice =(

Ojalá pueda regresar de día para admirar la Casa del Alfeñique, me la recomendaron.

Ya estoy lista para la siguiente aventura que nos contarás.

Fernando Manda dijo...

Tocas muchos puntos muy interesantes. Eso de los camiones ya me habían contado algo, vaya, hasta que puede uno decir que el transporte de omnibus o de ADO no son tan culeros...
Lo de las universidades, pues a lo mejor por mi aspecto de estudiante 8-), no me han negado la entrada a ninguna de las privadas o publicas que hay en mi ciudá... y en algunas otras partes del país. Me he metido a varias.. entre ellas la de Guanajuato que es una chingonería.
Chale, ya me dieron ganas de conocer Puebla. Y qué pedo con comer pene de toro jajajaja
Pues a pesar de que fue una visita expres, creo que la disfrutaste como debió de haberse disfrutado.

la MaLquEridA dijo...

Me gustan tus crónicas,
me gustan las fotos,
me gustan tus crónicas,
me gusta el mole,
me gustan tus crónicas, ¿ya te lo dije?.

¿Entonces los machitos no son el pene del toro?, yo nunca los he querido probar por eso, no vaya a ser que pase lo que en Caborca.

El agua de alfalfa si me gusta pero colada y tomo un vaso nada más, no vaya a ser que después ande tras los machitos del toro jajaja.


Buen relato Araña, me hiciste disfrutar.

Besos.

todavia dijo...

Implicada:

Si vas al Alfeñique nos cuentas como es por dentro, porque pa que yo vuelva a ir esta cañon! =(

Y si regresas TIENES que probar las cemitas, ya sea de pastor o de el relleno que quieras, estan buenas, lo juro!

Gracias, Impli, por habernos mandado fotos, senti re bonito cuando vi el letrero de ese hotel y del "Ritz" =)

todavia dijo...

Fer:

Pos te contaron bien, si tomas un camion en EU aprendes a querer a los guajoloteros mexicanos. Tenemos suerte de tener tantas rutas y tantas lineas pa todos los presupuestos.

Jijos, ya me hiciste sentir viejo... Pero si, la neta a mi nunca me dejan entrar asi como asi a las universidades. Pero en veracruz fue diferente, ya te cuento.

Que alivianadota saber que los machitos no son pene, no sabes!

todavia dijo...

MaLquE:


La verdad, sin falsa modestia, yo a veces pienso que son aburridas y lasrgas como el rosario.... Gracias, aprecio mucho eso que me dices.


Me tenia con el alma en un hilo lo de los machitos XD que bueno que Jesus sabia la verdad.

El agua de alfalfa se ve mucho mejor colada, ni hablar, pero sabe buena asi!

Anónimo dijo...

Hola inicio leyendo tu blog y para mi agradable sorpresa encuentro en tus ultimos post uno que habla de mi hermosa ciudad, efectivamente es una ciudad con mucha historia yo al menos estoy orgullosa de ella, de sus noche bohemias, de su historia, ojala tengas oportunidad d e regresar y darte una vuelta para conocer las artesania en especial la talavera, los dulces tipicos, tomare un café en el barrio del artista, dar un tour turistico en la noche en fin te enamoraras más de esta hermosa ciudad. Saluditos Lilian

todavia dijo...

Lilian:

Pasamos un dia mas en Puebla y pudimos comprar talavera, fuimos al museo casa de los Serdan e hicimos varias cositas mas que en cuanto tenga tiempo les platico. Puebla es hermosa y la disfrutamos mucho. Tienre razon, para gozar de toda su belleza se necesitan mas dias. Bienvenida!

Millenia dijo...

Uuuyy tiene muchos años que no voy a Puebla (gracias por hacerme desempolvar esos recuerdos). Dos veces creo yo , una tendría como unos 12 años, fuimos a una graduación, nos hospedamos en un hotel bonito, ese recuerdo tengo, pero ni el nombre ni nada más tengo presentes, mi hermana y yo nos quedamos en la alberca mientras los demás se fueron a la graduación.
La siguente vez fue cuando acaba de entrar a la uni, otra visita expres, me quedé en la casa de una amiga, el recorrido para llegar a la casa aquella no me gustó mucho, sólo salimos a comer a un resturante hermoso, sale en muchas de las postales que venden de ahí con el Popo detrás. Pero no fuimos a nada más. Creo que tengo que hacer una visita más turística con cámara en mano.
Lo que comentas sobre las universidades de gringolandia, estoy de acuerdo contigo como no tienes idea, pero que es lo que nos falta para que los encargados de tomar esas decisiones lo hagan y ganemos todos, no entiendo el hermetismo, me parece hasta ridículo. La semana pasanda anduve en una y me preguntaba muchas cosas como las que comentas aquí mientras caminaba por los pasillos. tal vez les toque a mis tataranietos ese cambio en la mentalidad sobre eso y más.
Jajaja que risa me da lo de los machitos, la verdad no se me antojan nada, sean o no, no me he puesto a indagar, pero hay tanta variedad de visceras para comer que en una de esas ya no sabría cual es cual. Al menos ya dieron la aclaración.

Jesus Olague dijo...

Me dieron ganas de ir a Puebla y a Cholula.

---

Muy buena crónica, tenía ganas de comentar desde que la leí por primera vez, lo malo de usar el reader es que se hace uno flojo para venir a los blogs directamente.

todavia dijo...

Millenia:


Si, Puebla vale bien una tercera visita, es heromsa y esta cerca, sale barato visitarla, definitivamente no te arrepentirias y si te llevas la cámara y luego nos compartes fotos caray, que mejor!


Si, ojalá en la universidades mexicanas se abrab un poco más a la gente en general, despues de todo buena parte de la mala opionion que los mexicanos tiene sobre nuestra educación superior se debe al desconocimiento de sus actividades.

Que bueno que Jesus Olague ya nos aclaro el asunto de los machitos porque aunque estan ricos, si desanima el mito jeje.

todavia dijo...

Jesús:

Nos quedamos con ganas de ir a Cholula... yo fui hace muchos años y me encantó, pero hoy no hubo tiempo de revivir viejos ayeres. ve ve y nos cuentas!


No te precupes, yo sé que tu lees el Reader y tambien se que es mucho más fácil porque no tienes que navegar de pagina en pagina ni acabarte el mouse a clicks. Además, tu lista de blogs es como 20 veces la mia. No se como le haces para darte tiempo de leer tantos. ¡Esa Blackberry ha de estar encendida las 24 horas!