20100128

The Catcher in the Rye

Una tarde, cuando salíamos de la clase de escribir, Rosita Nissan se levanto de su silla y al despedirse de mí me ofreció un libro.

-Léelo, yo sé que te va a gustar. Creo que se parece a ti.

En tipos pequeños y negros, perdidos en la inmensidad de la portada blanca se leía el titulo:

El Guardian entre el Centeno.
J.D. Salinger

-Nomás te lo encargo mucho. ¿Eh?

Creo que a Rosita no le gustaba mucho prestar sus libros y no la culpo, muchas veces no regresan. Yo he prestado libros sin pensar en ello, solo por el gusto que me da tener algo que alguien quiere leer y nunca le dije a nadie “Te lo encargo” o “Pero me lo regresas!” porque me parece rudo. Si tengo desconfianza no lo presto y problema resuelto. Pero creo que no es, después de todo, mala idea hacer una advertencia porque aun me duelen dos libros que un día preste y ya no me regresaron. No me hizo sentir mal que Rosita me dejara claro que quería su libro de regreso, en todo caso pensaba devolvérselo porque no me gusta quedarme con algo que no es mio, pero tras esa advertencia me aseguré que al terminarlo el libro regresara a sus manos.

Empecé a leerlo sin mucha emoción, que es como siempre empiezo a leer los libros: Leo un par de hojas y si no hay algo que me atrape, lo dejo y no lo intento más. Creo que es por eso que he leído tan poquito. Pero este libro extraño me atrapó y lo leí en muy pocos días. No se parece a nada que haya leído antes –aunque repito, he leído muy poco-. Me encantó. La siguiente semana, al finalizar la clase, le entregue a Rosita su libro.

-¿Te gusto?

No recuerdo que fue lo que le dije. Se que le dije que si, que me había gustado mucho, pero no con demasiada emoción. Ahora lamento no haber hablado mas con ella al respecto porque debió pensar que no me había gustado y que solo quise ser amable. Pero lo cierto es que me he descubierto muchas veces pensando en ese libro y lo más extraño es que algunas de las cosas que más recuerdo son las que no parecen tener sentido. Trying me ha dicho que si tenemos suerte esta primavera iremos Nueva York y yo pienso que si llegamos a ir, aprovechare la ida para ver los patos que nadan en el lago de Central Park. No creo tener la suerte de resolver el misterio de saber a donde van cuando es invierno y el lago se congela. Pero tengo una sospecha.

Patos nadando una tarde de sábado en un riachuelo cerca de aquí. Aun no he hablado de este paseo pero lo haré.

Una vez, hace mucho tiempo, cuando nos estábamos conociendo, Triyng me pregunto, hablando del futuro, que que era lo que yo quería ser. Me quede en silencio un rato. Si me hubiera preguntado cuando tenia 6 y 7 y 9 y 15 años le habría respondido sin dudarlo que quería estudiar veterinaria e irme a trabajar a una reserva en África. Pero cuando me preguntó yo ya no tenia ninguna de esas edades y le respondí que nada. Que no quería ser nada. Yo no sé porque razón esa respuesta mía le encantó. No se lo dije para parecer interesante o porque estuviera triste, se lo dije porque era lo que pensaba. Y aun lo pienso: No quiero ser nada. Pero creo que si me dieran a elegir, si me viera en la forzosa necesidad e elegir algo para ser el resto de mi vida, elegiría un trabajo semejante al del Guardián entre el Centeno. Algo así seria genial.

Hoy Murio J.D Salinger y yo, perdiéndome en la red encontré el texto integro del libro en español y pienso releerlo. Eso es lo que voy a estar haciendo durante estos días.

13 comentarios:

cantodecaza dijo...

Ya opiné en mis e-dominios sobre Salinger y su libro, pero compartom contigo la parte más humana de mi relación con ellos dos, quizá la única que importa.

No sé qué edad exacta tenía cuando lo leí (15 ó 16). Vivía en Caracas y leer era mi cueva primordial, mi bosque sagrado. No era un adolescente sociable, solía andar solo o con dos o tres amigos, casi nadie entendía mis gustos (o eso me gustaba pensar) y me consideraba feo, desagradable y condenado al fracaso.

Es decir, era la mejor víctima potencial del aura de Holden. Tenía todos los boletos de esa lotería.

Pero el libro no me subyugó. Me pareció un poco bobalicón -perdón, no se deben decir estas cosas con el cuerpo del difunto presente- y, sobre todo, falto de ritmo (por entonces juzgaba ya a la literatura como música).

Dejé la misma copia del libro a uno de mis hijos cuando andaba por la edad dorada de la adolescencia. No le gustó nada. Prefirió, con mucho, "Rebeldes", de Susan E. Hinton (que tenía 17 cuando lo escribió).

Creo que Ponyboy y Sodapop se reirían bastante de la bobería de Holden.

cantodecaza dijo...

P.D.: los Faros saben a soldadera, tenías razón.

todavia dijo...

Si, el libro es bobalicón y a veces pierde el ritmo. Yo pienso que Rosita me conocia muy bien

=)

P.D.

Trying tenia serias dudas sobre la efectividad del correo. Le mostre tu comentario y se le hizo el dia. Gracias!

Ministry of Silly Walks dijo...

Qué lindo conocer a Rosa Nissan.
Me sentí identificada contigo por lo de la prestada de libros. También me da gusto tener algo que otros quieren leer, pero generalmente eso termina en libros que no vuelvo a ver.
Para equilibrar el universo hay gente que me ofrece libros. "The catcher in the rye" me lo ofreció mi comadre en préstamo. Todavía anda por aquí.
Después de leerlo me quedé con la duda de si mi falta de conocimiento del inglés me habría dejado con muchos huecos en la comprensión del libro pues aunque me gustó mucho la fluidez de la narración y el lenguaje, no me atrapó cómo creí que iba a hacerlo.
Cuestión de compatibilidad también, supongo.
"Rebeldes" quisiera leerlo en inglés -- o quién sabe si me pase lo mismo que con el otro-- porque lo leí en una versión de editorial española con los modismos españolizados y todo. (Hace poco vi la película y me dio mucha risa Tom Cruise actuando ahí).

Crónicas Urbanas dijo...

Hola amigo Mactans:
Este post que has escrito me parece por mucho interesante. Quizás más que el libro, ya que ha pasado una vez por mis manos, y luego me dieron una versión en inglés que me resultó fatal y confusa al tener que leerla.
Te mandaré un comentario a tu correo.
Saludos cordiales.

todavia dijo...

Ministry:

Yo acá tengo un ejeplar en inglés de The Catcher in the Rye, pero no he intentado ni abrirla para releerla. Me imagino que la versión en idioma original de un libro es siempre mejor que cualquier traducción, pero no creo poder disfrutar un libro en un idioma que domino tan mal. Por eso me conseguí -por pura suerte lo encontré- una copia en español. Esta copia esta en word y es de una edición española, pero no tiene demasiados modismos. Si quieres te la puedo enviar a tu mail =) nomas dime.

todavia dijo...

Crónicas:

El libro me encantó. Entiendo que hay gente que piensa que Holden es autodestructivo y que lo ligan con desórdenes del comportamiento que padece gente que lo ha leido y se ha hecho famosa haciendo alguna locura o atrocidad. A mi Holden me parece muy dulce _hasta bobalicon, como bien dijo cantodecaza- Que alguien me haya comparado con ese personaje es para mi un halago inmenso.

Te contestare a tu correo tu amabilisimo mail, pero sera mañana. han sido demasiadas cosas hoy =)

Implicada dijo...

Me hubiera gustado leer el libro en mi adolescencia, lo leí ya tarde cuando comencé a trabajar con adolescentes. Recuerdo muy fuerte el principio y el final, la parte intermedia muy sencilla. La imagen final te puede llevar a muchos lugares y pensameintos. Hay una película que me recuerda el libro: "Solo contra sí mismo" la original es sueca "Ondskan".

Qué tal? codeándote con Rosita Nissan!! jejeje

saluditos, un abrazo y buen incio de semana, que acá comienzo con descanso y un día muuuuy nublado.

la_luminosa dijo...

pues espero yo hacer lo mismo, si me vuelvo psicopata o algo así, prometo postearlo jaja, un abrazo.

todavia dijo...

Implicada:

Ojalá se me hubiera ocurrido mantener contacto con Rosita. Creo que a ella le gustaria saber que sigo escribiendo, aunque no sea cuentos e historias, aunque no sea con la intencion de publicar un dia. =(

todavia dijo...

Nila:

Me muero por leer ese post!

jajajajajajajajaja

Ave Fenice dijo...

Ya van dos, ahora tendre que leerlo.
Sera uno de los que lea este año.
Gracias por la recomendación no directa.

todavia dijo...

Es que el libro fue muy importante, Ave. Dicen que hay que leerlo en la adolescencia para que te guste, pero yo creo que no es verdad. Ojala te guste.