20100228

Perro azul

Tenemos desde hace unos meses un perro viviendo en el sitio en donde trabajo. Es un pitbull color “gris rata” de esos a los que pomposamente los criadores le nombran “Blue”. Mi jefe decidió comprarlo –dice- para que cuide el negocio cuando esta cerrado. Cuando lo vimos por primera vez, era apenas un gordo y tierno bebe que batallaba para no tropezarse con sus propios pies; hoy todavía no cumple aún el año y aunque conserva su infantil dulzura, su figura que anuncia la bestia que pronto será. Yo no le temo a los perros, pero sería ocioso hacer un recuento de la multitud de historias de ataques que le ha construido a esta raza su fama de peligrosos; no creo que sea justo etiquetar un animal por un puñado de casos, pero por si la dudas, mantengo cierta distancia. Cuando llegó Smokey no lo hizo solo, junto con él vino Brownie, un diminuto, malhumorado y nervioso chihuahua que tenia 8 años viviendo en casa de mi jefe.

El sitio no es apropiado para que viva nadie, hay demasiado ruido, ni una brizna de hierba y desde el patio donde se les improvisó un corral lo único que puede verse es una hilera de camiones que van a dejar su carga de limón a la empacadora vecina. Ninguna de las personas que trabajamos ahí tiene tiempo para visitarlos, así que la mayor parte del día se la pasan encerrados en su corral, aislados de la gente.

Smokey lleva casi toda su vida en ese corral, pero para Brownie el cambio fue traumático: De ser el perrito de la casa, con derecho a subirse a los sillones y convivir las 24 horas con la familia, se vio repentinamente confinado a un espacio terregoso de 3 por 5 metros, con un miserable techo de lamina y una caseta de plástico para dormir. Dentro del lugar donde están los perros se guardan enseres de uso poco frecuente por lo que solo en pocas ocasiones alguien tiene que ir ahí. Cuando eso pasa, Brownie llora y golpea la puerta de malla ciclónica. Es un espectáculo muy triste.

Por el asunto del Tilikum, la orca que mató a su entrenadora en SeaWorld, había pensado escribir respecto a Smokey, otro animal poderoso al que se le tiene encerrado en condiciones deplorables como si se buscara a propósito que un día desataran su furia contra quien les da de comer, pero algo, que cambió abruptamente el final de esta historia, pasó: Cuando llegamos a trabajar, mi jefe tenia el cadáver de Brownie en el piso frente a él. Nos dijo que lo encontró dentro de la caseta de Smokey, debajo de su edredón para dormir y que el pitbull estaba echado junto a la entrada. El cuerpo del perrito tenia heridas semejantes a rasguños en el costado derecho y el abdomen. Todos pensamos de inmediato que Smokey lo había matado. Como todo cachorro, a veces Smokey quería jugar, pero resultaba muy grande y pesado para un chihuahua gruñón que además, pienso, le tenia rencor porque la llegada de este marcó el principio de su exilio. Cada intento del pitbull era respondido con una agresión, así que fue lógico suponer que por fin Smokey había perdido la paciencia.

Un exámen medico determinó que Brownie murió de asfixia, tal vez por dormir enredado en el edredón. También nos dijeron que las heridas que presentaba en su costado se las había producido el mismo, quizá intentando salir.

Smokey se ha quedado solo en el corral. Fui a verlo y no quiso acercarse. Quizá es la sugestión que me ha dejado el final de Brownie, pero yo lo vi muy triste. Le tomé esta foto, es la única foto que le he tomado y la única que le tomaré.

12 comentarios:

Ministry of Silly Walks dijo...

Ojos de perro azul.

Muy triste la historia, más triste para Smokey que ahora ni la compañía le queda. Perros condenados a esa soledad se convierten pronto en perros peligrosos a los que después hay que sacrificar.
Muy triste.

Bek dijo...

Pero Ministry tiene razón, un perro aislado y sin carinio no tendrá lealtad para con nadie y después puede volverse peligroso.
Esa foto me rompe el corazón, los perros tienen una capacidad para amar increíble, su dueno no debería dejarlo ahí abandonado a su suerte. :((
Me dejas triste.

La D dijo...

Qué tristeza que este perro haya sido comprado sólo para estar encerrado y solo, en lugar de formar parte de una familia que lo quiera y lo cuide. Eso es una crueldad y debería ser rescatado de ahí. Allá no hay policía que "rescate" a animales en peligro o en condiciones de crueldad?
Qué coraje!
Saludos.

Crónicas Urbanas dijo...

Hola Mactans:
tal vez te canse que escriba siempre lo mismo, pero tú sabes lo que pienso de los animales encerrados.
Así sea un pájaro, una ballera o un perro.
Y sigo pensando que debería recaer la responsabilidad sobre el dueño, propietario o adquisidor del animal.
Mira que no creo en la represión como forma de política -que mi país la ha sufrido en demasía-, prefiero las leyes claras.
Pero a esta gente hay que darle alguna penalidad, que logre entender lo que hace sufrir a otro ser.

la MaLquEridA dijo...

Pero solo hay que verle la mirada para ver que esta triste, pobrecito.

También el chihuahua pobrecito, realmente no sé que pasa con las personas que no sabemos aquilatar la vida de un animalito.

Saludos

todavia dijo...

Ministry:

Esa es mi preocupación, que la soledad le quite la dulzura.

Y más tomando en cuenta que yo debo abrirle la puerta del corral para que salga al patio cuando salimos :O

todavia dijo...

Bere:

El hijo de mi jefe va casi todas las tardes y lo saca a pasear. Smokey se ve muy feliz cuando lo ve. Yo espero que eso le ayude.

Mi jefe no es malo: Solo es un cabrón >=(

todavia dijo...

D:

Para ser sinceros si hay manera de reportarlo, pero solo multarian al dueñ por no pagar la licencia. La ley prohibe tener un perro atado, pero no el encerrarlo en un corral, y mientras el perro no este en la zona donde hay riesgos de quemaduras o incendios o daño físico, no pasaria de una falta administrativa. =(

todavia dijo...

Crónicas:

No te preocupes, sé lo que piensas y estoy de acuerdo contigo. Hablo de estas cosas porque me dan coraje y porque sé que no es mucho lo que puedo hacer. Ando "cabildeando" para que por lo menos el fin de semana le den vacacion es a Smokey en casa del patron.

En el fondo tengo la esperanza de que un dia Smokey muerda a mi jefe. Bien se lo merece >=)

todavia dijo...

MaLquE:

Fijate que cuando se murió Brownie de inmediato pense en tí; Cuida mucho a Babo Alejendo y a Benito Tiki, estan muy pequeñitos.


verdad que la mirada del pitbull lo dice todo??

Ave Fenice dijo...

Esos perritos siempre me han inspirado mucho 'respeto' (por no decir meyo)... tienen mucha presencia.

todavia dijo...

Ave:


La verdad yo si les tengo miedo. Prefiero que dihgan "aqui corrió"...

=)