20091004

Viento de Satán

Acaba de iniciar el otoño y, en esta zona, el terror de todos los bomberos, los agricultores y los colonos que se desvelan por mantener su “backyard” limpio, ha hecho su arribo: Los vientos de Santa Ana.

Los vientos de Santa Ana son ráfagas salvajes que alcanzan velocidades de hasta 50 kilómetros por hora, inician por estos días y azotan a intervalos todo el sur de California hasta marzo. Aunque se supone que el nombre se lo deben a un río, hay quien piensa que es una deformación de la frase de “Vientos de Satán” que, según dicen, era la manera en la que los españoles que colonizaron la zona nombraban a este fenómeno. Y es que los vientos de Santa Ana, sin aviso, convierten en una molestia la tarde mas pacifica y soleada y dejan de soplar tan inesperadamente como iniciaron; de modo que esta versión sobre el origen del nombre no es tan descabellada.

Hoy, alrededor de la 1 pm y hasta cerca de las 7 el Viento de Satán no dejó de soplar. Nos encerramos en casa a pasar un domingo de autentica flojera, confiando que Santa Ana respetara las macetas y lamparitas que cuelgan del balcón.

video

Aullido de pelicula, azotones de puerta, ramas de palmera regadas por toda la calle y gaviotas sudando la gota gorda para regresar al mar. Pensaran que exagero, pero el viento era mucho mas fuerte de lo que la camarita permite ver.

Desgraciadamente, los Vientos de Santa Ana son también la pesadilla de quienes viajamos en bici: Convierten el camino más plano en un ascenso a Los Alpes o por lo menos al Popocatepetl, pero llevando a cuestas una piedrotota. Si mañana el clima no mejora, va a ser un día muy interesante...

12 comentarios:

Noemi dijo...

Le estoy cogiendo cariño a vuestro balcón :)

ReDShoeS dijo...

cuando hace ese viento, tengo una amiga que dice eso: hacía un viento que parecía que se quería meter el diablo (refiriendose al movimiento que hacen las puertas cerradas con el golpe del viento)

la MaLquEridA dijo...

¡Voto a satán! jejejeje
así digo algunas veces, y casi casi me andan exorcizando jajajaja.

Pues espero que Santa Ana no sople tan fuerte, que me he enterado de los daños que causa, avivando fuegos y tirando casas, ójala que no sea así.

¡Que belleza de balcón!
Ash, envidia...

Un abrazo.

Implicada dijo...

Me encanta el viento,
a ver que trae de interesante

todavia dijo...

Noemi: Yo ando esperando mas fotos desde las ventanas de la casa nueva!! Lo que se pudo ver en las que posteaste cuando el cambio nos encantaron =)

todavia dijo...

ReDShoeS: Los golpes que se escuchan en el video es el aire azotando la puerta del cuarto de bombas debajo del balcon. Cuando llegan a soplar de noche, los aullidos del viento se escuchan horribles. Tu amiga tiene toda la razon.

todavia dijo...

MaLquE: Santa Ana se porto decente y no tiro ni macetas ni lamparas. Pero si, lo mas terrible del viento aqui es que aviva los incendios. la gente que vive cerca de los montes les teme y con toda razon.

Soñabamos con una casa con jardin, pero la economia nomas dio para un condominitito con un balcon, eso si, muy bien ubicado =)

Abrazos!

todavia dijo...

Implicada: El viento tiene su parte linda, cuando arrastra hojas de arboles. Aqui hay una calle que se queda sin hojas estos dias y la lluvia de follaje es hermosa. Pero Santa Ana exagera un poco: A veces lo mas interesante que trae sion incendios bien salvajes =(

Crónicas Urbanas dijo...

Mactans: yo prefiero el verano sin dudas, la brisa de la playa, el mar y todo eso, pero el post del viento -a pesar de lo malo que puede tener o traer a los vecinos- me hizo recordar a una época de la niñez en que todos esperábamos un poco de viento para remontar cometas, aún con algún viento enloquecido elevar las cometas de papel y madera balsa, con colores y colas de trapos son sin duda un buen recuerdo del tema del viento.
Hoy creo que se ha perdido esas diversiones casi elementales, un poco por la tecnología... o vaya a saber poqué.
La cuestión es que elevar cometas era un pasatiempo accesible para niños de cualquier condición, pobres o pudientes, nos juntábamos en barrancas o en la playa lisa y -perdona la nostalgia algo poética- el cielo se llenaba de cometas.
A veces el viento de noche golpea puertas y postigos y se me hace que nos recuerdan viejos miedos, también.
Me gustó el post y todos los comentarios.
Saludos.

la_luminosa dijo...

Me choca el viento, yo soy de solecito y calor, el viento despeina, mueve cosas, levanta faldas, el puro estress. pero bueh lo que si es que limpia y refresca. :)

todavia dijo...

Yo nunca pude volar una cometa bien. Mi atefacto mas exitoso se elevo 50 metros y luego cayo estrepitosamente rompiendose contra el suelo. Aca, la gente vuela cometas junto al mar, a veces se juntan muchas y el cielo es una fiesta: leyendote cierro los ojos y me imagino asi la fiesta de colores que tu viste.

Un dia, con suerte, me decido, construyo un papalote y lo vuelo a intentar y te cuento el resultado =) Gracias!!!!

todavia dijo...

Nila:

Yo tambien soy de solecito =)

El viento me gusta, pero de ese viento de pelicula, suave, que hasta cuando te despeina lo hace poeticamente.

Lo que paso ese dia fue una exageracion. Ese es el problema de Santa Ana, es una dramatica.