20091025

Como vivir en Norteamerica y no morir en el intento en breves lecciones

Introducción:

Tengo que aclarar que yo no odio a los Estados Unidos; aunque le tengo mucho desprecio a su gobierno, al papel que históricamente ha jugado y juega en el mundo y un gran resentimiento por el grave daño que le ha causado a México desde mediados del siglo XIX, no odio a su gente. Desgraciadamente hay muchos estadounidenses a los que la publicidad y el cine han convencido de que en realidad son los “chicos buenos de la película” y creen de verdad que cualquier cosa que su país haga es en pro de la justicia y merece la admiración global: Es esta actitud la que no soporto. Pero reconozco que EU ha tenido grandes aportaciones al mundo y que este país, gracias a la migración, tiene una riqueza multicultural digna de aprecio y difícil de encontrar en otra parte.

Mi pareja me ha dicho que una de las cosas que debo hacer estando aquí es, en vez de cerrarme a mis dogmas, aprovechar mi estancia para probar personalmente todas esas cosas que tienen un “clásico sabor norteamericano”, para que, si un día decido que tengo que hablar mal de algo, al menos lo haga con la certeza de que probado lo que digo. Por ello hemos iniciado una campaña de exploracion al espiritu norteamericano, a nuestro estilo, claro. Quiza en vez de titularla como lo he hecho debi ponerle "Hamburguesa de frijoles". Demasiado tarde.


Lección 1: Supera tu musofobia sin perder la dignidad


1.1
La historia de nuestro ultimo viajecito empezó cuando una compañera de trabajo de mi pareja se enteró de que llevaba yo cerca de 4 años en California y mi pareja todavía no me había llevado a Disneylandia. La tarde del martes pasado se presento en la casa a dejarle un regalo:

El billete de 20 era “para el estacionamiento que es carísimo”, dijo. Se negó a recibir un “No” como respuesta, porque ella es una fanática de Disney que esta dispuesta a pagar los casi 1500 dólares que cuestan tres pases anuales para ir con su familia cuantas veces quiera. Woooow...
Cuando recibí la noticia de que nuestra ida a Disneylandia era inminente, decidí que debía prepárame para que ese sonriente roedor no me sorprendiera inerme:



Me lleve la playerita con la estrella roja comunista a modo de armadura. Iba a llevarme esa del Che que dice “Hasta la victoria siempre” pero creo que no le habría causado mucha gracia a Ernesto, además que para clichés con los de las princesas Disney basta y sobra. Cargar con un manojo de ajos y una estaca habría dejado poco espacio para la cámara fotográfica. Recomendación: A Disney hay que llevar una mochila grande.

Ya listos nos lanzamos a la aventura en tren pues el parque queda muy cerca de la estación Ahaheim a la que se puede llegar sin necesidad de transbordar, así ambos podíamos disfrutar del camino y olvidarnos de trafico y de problemas de estacionamiento. (nota: El plan es devolver el billete de 20 con una nota de agradecimiento y algun "souvenir" dado que no usamos el estacionamiento)

Que mejor manera de iniciar una jornada netamente gringa que con un nutritivo desayuno de Mc’Donalds dentro de tu auto mientras esperas el tren?


McMuffin de huevo y salchicha. ¿Rico? Nadie dijo que debía ser delicioso, sino norteamericano (foto tomada del sitio en flickr de The food phornographer vaya nick!)

Para contrarrestar las grasas saturadas y el café bien cargado, no hay nada como relajarse con un amanecer hermoso.


El amanecer no viene con tu “cajita feliz” pero se agradece igual.

¡Todos a bordo!

9 comentarios:

Berenice dijo...

jajaja ayy quiero mas!

W dijo...

(jaja inevitablemente tuve que buscar musofobia en algún diccionario)

Que sano comienzo! hasta me hiciste casi-babear por ese "alimento" que tan rico se veía(?)...
Saludos :)

NTQVCA dijo...

Creo que la idea de visitar Disney fue buenisima y que detallaso de la compañera de tu pareja. Y desayuno de Mc Donalds me recordó un viaje a Praga, a New York y a Puebla, jaja, Mc Donalds sabe a "mundo", ¿postearás como estuvo el viaje?

todavia dijo...

W:

Yo tambien tuve que buscar como se le decia al miedo a los ratones. Y Musofobia no figura en el diccionario de Real Academia, asi que fue una lata.

Pos se veia feo, pero con hambre la verdad me encanto. Ademas se trataba de comer puras mugres ese dia.

Saludos!

todavia dijo...

NTQVCA:

Si no tuviera mi pareja que me cuida la dieta, a lo mejor mi desayuno, comida y cena serian delcicias como los mcmuffins. Como muy feo.

Si, si voy a escribir el resto del viaje porque, caray, ni en mi pesadilla mas loca me imagine estar alla. Lo que pasa es que hay mucho trabajo, poco tiempo, cuando escribo echo un rollote infame que aburre, apendeja o ambas cosas y pos no quiero poner un solo post inmenso que ni a mi me den ganas de leer. Al rato le sigo con lo que sigue =)

todavia dijo...

Bere:

Perdon por no escribirlo de un jalon, pero en el trabajo ya se creyeron que estamos 1800 y nos traen casi a latigazos y concadenas trabajando. Al rato le sigo, lo prometo =)

Crónicas Urbanas dijo...

Excelente descripción de la visita, Mactans. Esta bueno lo de la estrella toja en el pecho.
Hubiera sido mejor verte comer el Big Mac con la camiseta del "Che".
La próxima vez, para lograr que tu turismo de aventura sea extremo, te desafío a que lo hagas mostrando tu billete de entrada a Disney con el siguiente ropaje: pantalón G.I., barba de tres semanas, bufanda al cuello a cuadros negro y blanco, chaqueta negra, pelo rapado, pintate la tez aceitunada de árabe y lleva en bandolera una suerte de mochila rellena de papel.
Suerte!

la_luminosa dijo...

Eeeeee! disneyland! yo queria ir de pequeña :( bu!

todavia dijo...

Pos vieras, Nila, que esta interesante Disney... claro que yo estoy a la vuelta de la esquina, eso de andar vieniendo aca nomas pa ir a Disney si seria una desilusion.