20090315

Ojo en el cielo


Hace unos días, Obama anunció el retiro total de tropas en Irak para el 31 de agosto del 2010, fecha aun es muy lejana pero que es mejor que nada. Esto, sumado a la cancelación de la construcción de más aviones Raptor F-22 por parte de su gobierno, a pesar del evidente chantaje que la armadora que los elabora ejerce con una campaña de anuncios que rezan que su cancelación costará 95 mil empleos, me hizo pensar que debía reconocerle a Obama el esfuerzo por cumplir con sus promesas de cambio.


Carteles de la empresa Lockheead Martín, armadora de los raptor F-22 quejandose por la medida. Foto y nota de Los Angeles Times

Un F-22 en vuelo, Lockheead Martín dice en su publicidad que dejar de matar gente con estos angelitos costara 95 mil empleos Foto tomada del sitio de la empresa

Sin embargo, apenas este sábado, el mismo diario hace públicos los planes del ejercito respecto a la construcción de una serie de dirigibles (si, esos globotes con los que alguna vez los nazis soñaron dominar el mundo) provistos de un dispositivo de rastreo, con el objetivo de espiar en tiempo real lo que ocurre en el cielo, mar y tierra en cualquier parte del mundo. Actualmente existen aparatos que realizan esta labor, quizás los mas conocidos son los Aviones de Control Y Vigilancia Aérea (AWACS, por sus siglas en ingles.)

Una aeronave de vigilancia de las conocidas como AWACS. No es el único aparato de vigilancia aérea, pero por el disco que lleva en la parte superior es seguramente el mas conocido.


El nuevo juguete con que esta pensando experimentar el ejército norteamericano tendría dos grandes ventajas sobre los actuales aviones espías:

1- Volaría a alturas mucho mayores –casi 20 mil metros de altura en comparación con los poco menos de 11 mil de la mayoría de las aeronaves actuales- haciendo más difícil su localización y posible derribo.

2- Podrían mantenerse en el aire sobre cierta zona por un periodo de 10 años, durante los cuales rastrearían cualquier cosa que se mueva debajo de ellos incluso estando sumergida en el mar, en un radio de 600 kilómetros. Los actuales aviones espías solo pueden permanecer en cierta zona por periodos de horas y su rango solo llega a los 320 kms
.

El diagrama publicado en Los Angeles Times compara las propiedades de este nuevo monstruo. Nota completa aqui


Aunque apenas es un proyecto, el ejercito se encuentra ya en la etapa de otorgar la concesión a alguna armadora capaz de realizar un prototipo. Entre los candidatos para esa labor se encuentra, por supuesto, Lockhead Martin Corp. Si, la misma empresa que hoy aparenta estar dolida por la cancelación de mas F22.

Concluyo tres cosas:

1- Los norteamericanos parecen empeñados en convertir el cielo que tanto me gusta en algo aterrador.

2- El viernes pasado, el estado de California despidió a 20 mil maestros en respuesta a un déficit en su presupuesto debido a la crisis. La nueva joya del espionaje norteamericano tendrá un costo de 400 millones de dólares tan solo para su etapa experimental. Me quedan claras las prioridades del paladín del cambio.

3- Por supuesto que me alegro de no haberme apresurado a tocarle fanfarrias a Mr. Obama, que arrepentida me habría dado: Reitero que no hay esperanza de una mejora para el mundo por el solo hecho de que sea él quien este al frente de los Estados Unidos.

3 comentarios:

Berenice dijo...

Y yo que creí que eso de "dar atole con el dedo" nomás por éstos lados...
Cuántos millones ?? No, mejor ya ni me digas...

todavia dijo...

El atole con el dedo es un platillo de nivel mundial, mi querida Bere.

Creo que los gringos le dicen "Atholi with the finger" XD

Les estan dando atole de chocolate =P

Berenice dijo...

jajajajajajaja

espera....jajajajaja