20090321

De Tent City a Cartolandia

En Sacramento, la capital del estado de California, en la ribera de un río existe un campamento de cerca de 200 personas que no tienen ni casa ni trabajo. La mayoría de quienes viven ahí son indigentes que llevan mucho tiempo en las calles, pero desde hace algunos meses, a ellos se han sumado personas afectadas por el desempleo y los desahucios provocados por la crisis. “Tent City”, como se le conoce al sitio, ha estado más de un año ahí, pero tras su reciente descubrimiento por una reportera el programa de Oprah Winfrey (Considerada, por cierto, una de las mujeres más ricas de E.U. con una fortuna calculada en 1500 millones de dólares), los medios se han abalanzado a cazar historias de quienes lo habitan, dándole al sitio una repentina fama como un símbolo de la difícil situación que atraviesa el país. Los habitantes de Tent City no cuentan con agua, ni luz eléctrica, no existen baños y tareas que consideramos cotidianas como tomar una ducha son imposibles aquí.




Foto: de Justin Sullivan/Getty Images North America. Fuente: Los Angeles Times.

Algunos de sus residentesllevan años viviendo en las calles y dicen sentirse como en casa en Tent City, pero otros que están ahí como ultimo recurso hacen desesperados intentos por salir y recuperar la vida que una vez tuvieron:





Una mujer quien dijo llamarse Tammie (A la izquierda. La acompaña: Lisa Ling. Reportera para “The Oprah Winfrey Show”.) y vive con su esposo, dijo: “Él (se refiere a su esposo) era azulejero, pero como la gente ya no esta comprando casas y no hay quien necesite colocar azulejos. Perdimos nuestro auto y nuestro apartamento. Perdimos todo lo que teníamos.” Lo peor de vivir en Tent City es perder las comodidades diarias que la gente da por hecho. “Tomar una ducha cuando quiero, ir al baño, prender la luz, arreglar mi cabello y maquillarme. Extraño verme como una chica”






Jim Gibson, quien trabajó en la industria de la construcción casi toda su vida y hace cuatro meses llego al punto de no poder pagar la renta dijo: “La cosa mas preciada que se puede tener en Tent City es el agua. Tenemos que caminar mas de 3 millas para conseguir una botella de agua.”

Fotos e Información:
The Oprah Show





Renee Hardley, una mujer que, junto con sus gatos, termino hace meses en Tent City huyendo desde Seattle de la violencia domestica dijo, hablando sobre las medidas que el gobierno ha tomado como paliativo para la crisis: "Siguen poniendo un curita en todo ¿Por qué no nos dan trabajos o casas con un alquiler moderado? Noventa por ciento de los que estamos aquí no queremos vivir aquí. Esto empieza de verdad a dar miedo"

Foto: Justin Sullivan/Getty Images North America. Información
“La Jornada”


Las autoridades estatales, que habían hecho caso omiso respecto al campamento en una zona donde está prohibido asentarse, pero debido a la atención que los medios han prestado al asunto, anunció que retirará el campamento y buscara ubicar en otro lugar a sus residentes.

Tent City puede ser un suceso terrible y novedoso para el “american dreamer” promedio, pero en otras partes del mundo y particularmente en México, estamos muy familiarizados con situaciones como así. Cada estado, y casi cada ciudad del país tiene su “Cartolandia” que vendría a ser la mejor traducción para “Tent City”. La diferencia es que nuestros cinturones de miseria se multiplican exponencialmente: En Sacramento la existencia de cerca de 150 tiendas de desposeídos ha causado revuelo; mientras que tan solo en el Distrito Federal se calcula existen cerca de 360 mil familias en viviendas construidas con materiales de desecho, todo ante el desinterés tanto de autoridades como de casi todos los medios.


Asentamiento en Progreso, Yucatán. Muy cerca de donde el gobierno de este estado mexicano planea invertir en un desarrollo turístico. 250 familias viven en condiciones semejantes en este sitio. Foto e historia de Diario de Yucatán

Y no es que seamos menos sensibles que nuestros vecinos: El desinterés es producto de vivir en situación de crisis durante décadas. La amenaza de terminar algún día en lugares como estos es tan cercana que ha dejado de admirarnos.

4 comentarios:

Noemi dijo...

Lo triste es que situaciones como estas siempre han estado ahí.

Ahora nos fijamos en ellas, como si estuvieran de moda, o hubieran nacido ayer.

Así somos.

todavia dijo...

Y ante estas situaciones, da verguenza tener la fortuna de contar con agua corriente, un sitio bajo techo para dormir y hasta internet.

No se como es que los culpables directos de esta situacion hacen para conciliar el sueño.

Berenice dijo...

Este tema tiene tela para cortar un buen rato!
ES muy cierto que hay gente trabajadora o gente que no ha tenido oportunidades pero que si las tuviese otra historia sería!!
A veces paso por uno de tantos Cartolandia y da coraje ver como tantos niños no van a la escuela, señoras de edad cargando cubetas de agua para sus casas...Familias de x integrantes hacinadas en cuartos de una habitación... Qué se necesita para cambiar el destino de esas familias?
Educación?
Más apoyo gubernamental? Hasta qué punto?
De pena...

todavia dijo...

Se necesita una nueva forma de organizacion social y un nuevo esquema economico. La distribucion justa de la riqueza no es posible dentro del sistema que tenemos.

Pero para que esto ocurra se necesita primero un cambio mas simple y mucho mas sutil que el derrocamiento de gobiernos y sistemas economicos: Se necesita que nosotros cambiemos la manera en la que vivimos y nos relacionamos con "los demas". "los demas" no son ajenos, son personas que como nosotros piensa y siente. Si un dia aprendemos a comportarnos pensando que todo lo que hacemos afecta a "los demas" ya sea para bien o mal, y entonces actuaramos en consecuencia, dariamos el primer paso para poder, realmente, evitar que cosas asi ocurran.