20090602

En Bici al Sur

¿Cuantas veces nos sorprendemos soñando despiertos sobre tantas cosas que podríamos hacer si tuviéramos oportunidad? ¿Cuantas veces pensamos, resueltos, que esta vez si vamos a intentar hacer eso que siempre hemos querido hacer, pero para lo cual nunca hay tiempo, recursos, o siempre aparece un inconveniente que nos obliga a dejarlo para otra ocasión porque por ahora no se puede? ¿Cuántas de esas ilusiones terminaran siendo solo locuras que alguna vez se nos ocurrieron? Proyectos que terminaran muriendo porque el momento propicio no llego jamás.

Recién iniciaba el blog, y descubri el sitio de un chico español, Joanes Gibelalde, que estaba en la primera etapa de una empresa loca: Recorrer el continente americano, desde Alaska hasta la Patagonia Argentina en bicicleta. Mi gusto por la bici y mi proyecto nunca realizado –por todas las causas que mencione al principio- de ir desde México D.F. hasta Cancún recorriendo la costa del Golfo me hicieron quedarme a leer. Fue el blog de Joanes (en
www.bicialsur.com ) uno de los primeros blogs en mi lista. Seguí el paso de Joanes desde la frontera su entrada a California, por toda la costa oeste de E.U. Lei con atención la grata impresión que tuvo de México, a pesar de haberlo recorrido estando sumido el país en una terrible ola de violencia. Su experiencia en Centroamérica me hizo concebir una vision distinta de una zona del continente de la cual los medios suelen solo destacar la pobreza y el atraso. Su paso por Sudamerica fue, simplemente, epico.

Acampando donde lo sorprendía la noche, durmiendo en estaciones de bomberos o en casa de gente que conoció en el camino, Joanes se abrió paso lo mismo por amplias autopistas que por angotos y sinuosos caminos que parecerían intransitables. A pesar de las estrecheces, siempre se las ingenio para ir posteando, en un blog sencillo, sin tecnicismos ni pedanterías, donde relataba cada cosa que le iba ocurriendo.

En algún lugar en el desierto de Perú Fotos tomadas de En Bici al Sur.


Hasta el dia de hoy en que, tras 13 meses de un viaje de 22 mil kilómetros, toma el vuelo de regreso, desde Buenos Aires al Pais Vasco, para, como el mismo dice, retomar la vida normal:

“Por una parte, si que tengo alguna gana de volver……. lo que tengo seguro, son ganas de estar con los que quiero estar, pero partir de ahí…… pereza.

Pereza de buscar curro, pereza de pagar en euros y pereza de tener una vida quizás demasiado previsible. Pero sobre todo, pereza de aparcar la bici.

La vida en la ruta es acojonante. Esto no va de visitar sitios conocidos, tampoco de dar pedales para sumar kilómetros, ni de llegar a un sitio concreto, ni tampoco de conocer cómo vive la gente.

Va de llevar una vida sencilla, haciendo exclusivamente lo que quieres 24 horas al día, recorriendo lugares a una velocidad suficientemente rápida para llegar a tener los servicios mínimos, pero también a una velocidad suficientemente lenta para enterarte de lo que hay alrededor tuyo. Haya lo que haya, esa es la gracia.

Hoy, hablando con una señora y un camionero en un bar, y ya cuando me iba, me han preguntado cuando me alejaba: ¿No tienes ganas de ir en coche??

Habré sonado macarra, (riéndome un poco por la pregunta), sólo les he respondido,….

- No, se va demasiado rápido.”

Fragmento de la entrada del 7 de abril del 2009



Con la novia, en el aereopuerto de Buenos Aires, de camino a casa.

Le he pedido su ultimo post que no deje de escribir, porque si bien el motivo para empezar a leer fue su fantástica aventura, lo que nos hizo quedarnos, a mi y a mucha gente, fue el ser humano que se halla detrás de la proeza.

Gero Arte, Joanes!!

2 comentarios:

Berenice dijo...

Cuál es tu locura por realizar Todavía?

todavia dijo...

Uy! Se me ocurren varias: No he perdido la esperanza de la ruta del golfo, con suerte y a los 80 =). Me gustaria volar en globo, cruzar el atlantico en barco, Aprender a bucear. Un safari a Africa seria la joya de la corona.

Pero la principal, la más importante y la mas loca ya la realicé: Aca estoy. Y tu sabes a que me refiero =)