20100502

Árido como el desierto

Este primero de mayo, miles de personas salieron a la calle en varias ciudades de EU a protestar por la promulgación de la ley SB1070. En la diminuta cuidad en la que vivimos apenas se reunieron 150 personas. Yo estuve buscando información sobre si habría una marcha aquí para poder asistir, pero no encontré nada, supimos de ella hasta que salió la noticia esta mañana en el diario.



Muy distintas la multitudinaria marcha en Los Angeles (arriba) y la pequeña demostración en la cuidad donde vivimos.

La SB1070 faculta a cualquier oficial de policía para que realice funciones agente migratorio, otorgándole permiso de pedirle pruebas de su estatus legal en el país a cualquier persona que detengan y de arrestarlo en caso de no poder demostrar la legalidad de su estadía en el país. Además obliga a las empresas a verificar con las autoridades migratorias la situación de todos sus empleados y conservar registros de toda la gente que contrato o subcontrato por espacio de al menos 3 años, sin importar el tiempo que el empleado laboró con o para esta empresa. De esta manera se hace virtualmente imposible para un indocumentado no solo obtener trabajo, sino hasta caminar por cualquier calle de cualquier cuidad en el estado de Arizona.

Yo, por supuesto, no estoy a favor de la nueva ley, pero este asunto de Arizona me llena, mas que de coraje, de tristeza. Desde mi punto de vista es un coleccionario de infamias y vergüenzas. Por un lado están los norteamericanos de origen anglosajón que –me consta- apoyan en su mayoría las medidas tomadas en Arizona. Ellos no nos quieren aquí, es fácil sentirlo en la calle cuando caminas a su lado, es fácil leerlo en los comentarios del periódico local.

“Woow La cuidad de ----- perdió su oportunidad de oro para hacer bajar el índice de criminalidad, los accidentes de tránsito, deshacerse de automovilistas sin licencia y abrir fuentes de empleo para verdaderos cuidadanos norteamericanos por no haber, rodeado a los manifestantes, subirlos a un autobús y enviarlos de regreso a su país.”

Fragmento del comentario del usuario “Disgruntledresident” (residente enojado) en la noticia de la marcha local de donde obtuve la foto de arriba. El 70% de los comentarios de la nota son en este tenor.

No se trata solamente de la ilegalidad del ingreso a su país, se trata del desprecio que muchos de ellos sienten para todo lo que tenga color y sabor a mas allá de “la frontera sur” Nuestra cuidad, con 65% de habitantes de origen latino, es el blanco predilecto de las burlas y las acusaciones por todos los males que aquejan al condado; todo esto sin tomar en cuenta que la economía del mismo es sostenida por los hombros de la población migrante legal o ilegal, que hace trabajo que –me consta de primera mano- los ciudadanos americanos se niegan a hacer.
Por otro lado esta la farsa que sostiene el gobierno de Obama, quien para llegar al poder entre otras muchas promesas rotas o dejadas al olvido, dijo que impulsaría una reforma migratoria para brindarle la oportunidad de “salir de las sombras” a los millones de personas que viven y trabajan en E.U. de manera ilegal. Quizá a lo que Obama se refería con el eufemismo de “hacerlos salir de las sombras” era que los obligaría a salir a protestar a la calle exigiéndole el cumplimiento de su palabra.

Además esta la ridícula, infamante, indigna y vergonzosa respuesta del gobierno mexicano, que se ha dedicado a desgarrase el las vestiduras por la promulgación de la SB1070, como si fuera ajeno al problema del exilio de tantos millones de compatriotas, como si la corrupción, la negligencia y los abusos cometidos por las autoridades de todo el país no fueran el origen de la pobreza que azota a México y la razón principal de la migración masiva hacia EU.

“...el Gobierno de México ha sido enfático en su condena a la Ley SB 1070, del estado de Arizona, porque, insisto, sus disposiciones vulneran los derechos humanos, corresponden (sic) a cualquier persona, independientemente de su calidad migratoria y, además, tiene (sic) un enfoque que discrimina en términos raciales y amenaza los derechos, no sólo de los mexicanos migrantes en Estados Unidos, o de cualquier otra nación (sic), sino incluso de la propia población mexico-americana, o hispano-americana, que residen en aquella Nación...”

Fragmento de la intervención de Felipe Calderón, titular del poder ejecutivo en México, en la conferencia “Construyendo en Copenhague para el éxito en México” en Bonn, Alemania A su derecha, la canciller Alemana Angela Merkel. (foto y texto del sitio de Presidencia de la República)


Olvidémonos por un momento del maltrato y la discriminación que autoridades mexicanas cometen en contra de migrantes ilegales centroamericanos que se ven en la necesidad de atravesar nuestro país camino a EU, razon suficiente como para no tener cara con que quejarnos de lo que hacen los vecinos; concentrémonos en la razón de la migración ilegal de mexicanos hacia el norte: Los ilegales se van a EU porque en México no les alcanza ni para comer. Lic Calderón, ¿No lo sabía o se hace usted pendejo?

Por último esta la posición de los propios migrantes. ¿Dónde estábamos todos a la hora de protestar en México por las malas condiciones económicas que nos arrojan a padecer abusos en un país extranjero? ¿Porque culpamos a los estadounidenses de racismo dejando, al mismo tiempo, a nuestro gobierno libre de toda responsabilidad respecto a la pobreza y la falta de oportunidades que nos empujan a este autoexilio? Si, según las cifras del Consejo Nacional de Población, existen poco más de 11 millones de mexicanos viviendo en Estados Unidos, ¿Porque solo 27 mil votaron en las elecciones federales de 2006? ¿A donde quedo nuestra responsabilidad y compromiso por evitar la migración en primera instancia y por ayudar a que nuestros compatriotas no tengan que venir a sufrir las persecuciones que se sufrimos acá? ¿O será que en el fondo este asunto de la lucha pro-migrante se trata solo de un “sálvese quien pueda” para dejar que se lleva la fregada a los que se quedaron allá? ¿Será esa la única salida que nos queda a los mexicanos: Venir a mendigar al norte un poco del bienestar que no somos capaces de conseguir en nuestro país?

Para mí, este asunto de la SB 1070 es igual de árido y desolador que el desierto de Arizona.

Mochila abandonada por algún migrante ilegal en le desierto de Sasabe, Arizona, mientras huía de la patrulla fronteriza. Foto de Joel Smith

12 comentarios:

Ministry of Silly Walks dijo...

Son tantísimas las aristas de este problema... por el momento el que más me preocupa es la posibilidad de que vayan a detener a alguna de mis tías nomás por ser morenas.
Pobres de los policías, no se la van a acabar con tanta chamba pues detener a todas las personas de las que se sospeche de ser ilegales les va a impedir hacer el trabajo que realmente deberían estar haciendo.
Triste todo el panorama.

la MaLquEridA dijo...

Tengo familiares en Estados Unidos y creeme que lo que hacen por sobrevivir es digno de admirarse, ahora con esta ley no sé que puedam pasar con ellos, es indignante lo que estados unidos ( con minúscula ) hace con muchos inmigrantes.

todavia dijo...

Ministry:

Se "supone" que solo si una persona comete una falta o delito se le puede detener, y entonces es cuando puede preguntar por su estatus migratorio. se "supone" que no pueden simplemente pararte en la calle y decir: "Te ves muy moreno, ¿a ver tu identificación?" Claro que ya en los hechos no va a ser así: muchos oficiales buscarán cualquier pretexto para detener gene en base a su color de piel.

Yo le recomendaria a tus tias pensar en la posibilidad de mudarse a otro estado. Aca en California hasta el alcalde de Los Angeles esta en contra de la ley esa.

todavia dijo...

MaLquE:

Si, la mayoría de los migrantes, legales o ilegales, sufren y se esfuerzan mucho por salir adelante en un pais que no siempre es amable, Y si es indignante lo que los gringos nos hacen.

Pero no puedo sino criticar también la actitud de la gran mayoría de migrantes que se vienen acá y se olvidan de que nuestro compromiso como mexicanos es en Mexico, no aquí. El dólar es un veneno poderoso que intoxica el alma.

Implicada dijo...

un mal necesario,
no nos quieren y necesitan...
nuestro país nos expulsa,
los derechos humanos atropellados,
:( que feo estar con la preocupación al hilo de que te detengan,

y si yo me voy... cómo me tratarán a dónde vaya :(

a tí cómo te ha ido?

todavia dijo...

Implicada:

Los norteamericanos y yo tenemos un pacto en el que nos ignoramos olímpicamente. Yo cumplo con las responsabilidades que me corresponden como residente y procuro no entrometerme más allá de externar mi opinión. Ellos hacen como que no me ven, exactamente igual que hacen con los otros 12 millones de mexicanos. Es como si yo estuviera aquí solo de forma estadística.

Puedo afirmar sin temor a equivocarme que paso más tiempo en internet que en Estados Unidos.

Tu eres muy inteligente, brillante, sabes inglés y se nota que no eres de criterio obtuso como el mío. Tu la pasarías muy bien a donde fueras, te lo aseguro.

NTQVCA dijo...

Desde luego no estoy a favro de las muestras de racismo que se han dejado ver sobre todo con esta nueva ley, pero que pasaría si nos ponemos en su lugar, en el sur de México llegan muchos indocumentados que la mayoria de las veces se dedican a delinquir por no obtener un empleo o compiten con los mexicanos en los puesto bajos, a quien preferirias que le dieran el trabajo?, tocaste un punto iportante, nuetro gobierno no debería de preoucparse por esas leyes antimigratorias, debería ocuparse de que en México existieran las condicionas necesarias que no provoquen que toda esa gente se vaya por un sueño "americano". ¿Ya viste la pelicula Norteado?

Crónicas Urbanas dijo...

Hola Mactans:

Algo hablamos de estos panoramas, una vez. Tu me aclaraste algo sobre el "Muro de las tortillas", y me diste una referencia, ¿recuerdas?.
Por lo visto se agudiza el tema, y en todos lados, te aseguro; los políticos suelen "asegurarse" los cargos a fuerza de promesas.
Creo que deberíamos reemplazar "el sueño americano" por nuestros derechos. Estemos donde estemos, hagamos lo que hagamos.
El panorama es similar, también lamentablemente, en nuestros propios países y "nacionalidades".
No pudiste elegir un título mejor para este post, amigo.
Uno muere en el desierto, sin duda.

todavia dijo...

NTQVCA:

Tanto en Norteamerica como en México, muchos inmigrantes llegan a cometer delitos en vez de trabajar. Y lo cierto en ambos casos es que para delinquir no necesitamos -ni nosotros ni los gringos- ayuda del extranjero, con los delincuentes locales basta y sobra.

No he visto norteado, pero lei que esta muy buena. deja la busco y te cuento! Gracias!!

todavia dijo...

Crónicas:

Un chico que conocí me acaba de contar sus cinco dias caminando en el desierto para llegar aquí. Es inconcebible lo que la gente tiene que pasar para intentar acceder a una vida mejor.

Me pregunto si antes de decidir venirse para acá intentaron con la misma fuerza salir adelante allá.

El chico con el que hablé no lo hizo...

la_luminosa dijo...

que triste!

todavia dijo...

Muy triste =(