20100518

California Strawberry Festival

Después de lidiar por mas de dos semanas con fontaneros y tablaroqueros y ya con una casita sin agujeros y dos gatos cómodamente dormidos en los lugares de costumbre, al final si tuvimos oportunidad de acudir al festival que estábamos planeando.

El California Strawberry Festival es prácticamente nuevo, viene realizándose desde 1984. El festival de la fresa se lleva a cabo aquí porque este condado es la capital norteamericana de la fresa, algo así como el Irapuato de Estados Unidos, aunque a decir verdad los campos de fresa poco a poco van cediendo paso al cultivo de zarzamoras y frambuesas porque su producción es más redituable. Aunque se supone que es uno de los eventos más importantes de la zona, a Trying no le gusta y nunca va; pero como yo ando experimentando con todo lo que haya para ver aquí cerca, la lleve casi a rastras.


Poster oficial del festival 2010


En realidad, a pesar de su nombre, el festival es una fiesta más bien local, aunque este año consiguió incluso una pequeña nota en la sección turística de Los Angeles Times. No sé si debido a esa nota, o a que esta es una ciudad super aburrida a donde no hay nada mas que hacer, la gente acudió en masa.



Había partes en las que no se podía ni caminar.

Para la cuidad el festival resulta un estupendo negocio pues la entrada cuesta 12 dólares, además de los ingresos por la venta de espacios comerciales y el patrocinio de empresas de todo tipo.


Hasta el famosísimo osito panadero andaba en el ajo. Para cumplir con la tasa preferencial de impuestos de la que goza en México no le alcanza y hasta difiere sus pagos, ¿Pero que tal para andar patrocinando eventos en otro país?

Descubrimos pronto que al California Strawberry Festival debería cambiarle el nombre por el de California Food festival: era impresionante la cantidad y variedad de comida que encontramos.



Por allá al fondo, donde mas gente se ve estaba la zona de comida que abarcaba las dos terceras partes del lugar.

Nosotros, a propósito, guardamos nuestra ración de hambre para ir a comer de lo lindo, pero era tanta la variedad que tardamos un rato bobeando entre los puestos buscando en que hilera formarnos.


Había tacos para misóginos.



Hot dogs cristianos. Seguro sabían a gloria.



Pizzas de fresa.



Y de postre, fresas budistas cubiertas con chocolate.

Para quien crea que ese letrero de pizzas de fresa era solo un gancho publicitario, aquí les presento los originales tacos del festival de la fresa.


Podías pedirlos con guacamole, salsa roja o crema batida =S
Y de tomar, ¿Qué les parece una copita de vino espumoso de fresa?


Ese si se veía rico.

No quisimos hacer experimentos y nos fuimos a lo seguro: un par de hot dogs laicos, de los normalitos, y algo que para Trying es un veneno al que nunca se puede negar: Kettle Corn


El Kettle Corn es un tipo especial de palomitas de maíz, muy a la gringa, que son dulces y saladas a la vez, es un sabor muy particular que yo nunca probé en México. Te las venden en bolsa de tamaño grande, gigante y descomunal. Nosotros compramos la bolsa grande y nos la llevamos muy contentos a la zona de escenarios para comérnoslas escuchando música.



Estos gringuitos hablaban poco español, pero tocaban mejor de lo que se escucha en el video. Cuando termino su concierto, nos fuimos a recorrer la zona comercial. En estos eventos siempre acuden “artistas locales’ buscando vender sus productos. No compramos nada pero anduvimos baboseando a placer.





Color, color. ¿Me creerían que tengo una camisa de estas con todos los colores del arco iris? Y me encanta =)



Quería sacar muchas fotos de estos bichos pero decía claramente “No Photos” Los “artistas locales” son muy envidiosos.





Anillos para dedos del pie. Lo increíble no es que existan, lo increíble es la cantidad de mujeres que se los probaban...
 Había también una zona de juegos


En la que podías retratarte con Miss Fresa.


Por mas que le insistí, Trying no quiso.
 O también podías pedir ser arrojado al vació desde una grúa. ¿Qué si se siente feo?, Yo creo que sí.



En todo caso, para no andar poniéndome en evidencia delante de la gente como casi le ocurre a esta chica, prefiero quedarme con la duda.

A pesar de que el festival no tiene nada de especial, nos la pasamos bien. Saliendo le pregunte a Trying si se animaría a ir el próximo año y su respuesta fue un rotundo “no”.

No se trata de que el festival de la fresa en el fondo no tenga nada de especial y que sea una celebración idéntica a otras que la cuidad organiza; tampoco que tanto la entrada como la comida sean bastante caras, ni que haya estado atiborrado de gente. El problema que Trying tiene con este festival es que nadie se molesta en invitar a quienes deberían ser las figuras principales de esta fiesta:


Foto tomada de beaconbroadside.com

A los recolectores de fresa, cuyo trabajo, que ningún norteamericano quiere hacer, consiste en estar agachado de 8 a 12 horas, de lunes a sábado entre el lodazal de surcos regados con fertilizantes y pesticidas. Para ellos no hay música, ni puestos de comida, ni juegos, ni nadie se quiere retratar con ellos, ni les agradece que sean la fuerza que hace posible que en este condado se cultiven las fresas que motivan el festival.



Y yo estuve de acuerdo: hasta que eso cambie, no volveremos a ir.

14 comentarios:

la MaLquEridA dijo...

Muy interesante el recorrido pero desgraciadamente nunca va a cambiar así como van las cosas.


Besos Arañita.

Ministry of Silly Walks dijo...

Qué bueno que ya terminó toda la intromisión doméstica.
Acá a los festivalitos vamos por la comida. Vieras qué puestos de comida sureña ponen! Unas tlayudas de lujo!
Nunca he probado el Kettle Corn pero soy fan de las palomitas acarameladas.

Implicada dijo...

Una vez intentamos el fisico y yo ir al festival de la fresa acá en Irapuato, pero era más una reunión de bandas musicales y expo ganadera :( no nos gustó, no duramos mucho, pero ya sabemos de qué trata.

Me acordé de unas quesadillas de pétalo de rosa bañadas en salsa de fresa, mmmmm qué rico probar y probar.

Y los invitados de honor, como dices, son invisibles y ausentes.

Millenia dijo...

Me encantan las fresas, habría sido un festín para mi andar por ahí, de hecho toda la semana me he estado desayunando un licuado de fresa, cuando me da tiempo me hago unas fresas con crema :)

Betty dijo...

Qué bonito el festival! Y Trying tiene toda la razón en no quere volver. No es justo que no se les tome en cuenta a quienes hacen posible que las fresas llegue hasta sus hogares.
Saludos

Crónicas Urbanas dijo...

Hola Mactans:

Tengo que leerlo varias veces; tiene muchas facetas este post.

todavia dijo...

MaLquE:

La verdad comimos rico y nos pasamos un rato entretenido, no vamos a tirar todo a la basura. Si yo fuera alcalde, reservaria un dia con entrada gratuita para los trabajadores de la fresa.

todavia dijo...

jijos Ministry, que bueno si. Lo malo es que hace falta pintar y de eso nadie me salva. El sábado lo hago, pometido.

Tlayudas!!! me encantan las tlayudas. Aqui no hay =(

Te apuesto que te gustaria el Kettle Corn =)

todavia dijo...

Implicada:

Quesadillas de petalos de rosa?? prefiero eso que unos tacos de fresa!

todavia dijo...

Millenia:

Vieras que fresototototas vendian? Esta es la epoca de las mejores fresas, te habrias dado un atracón =)

todavia dijo...

Betty:

Es triste que nadie reconozca la labor de esa gente, es un trabajo super pesado, mucha gente no aguanta. Si no fuera por ellos nadie cultivaria fresas porque no hay maquinas que las cosechen.

saludos!

todavia dijo...

Crónicas:

Si si, tiene muchas facetas. En el fondo disfruté la visita, aunque no puedo sino sentirme culpable por hacerlo sabiendo lo injusta que es la cuidad con los trabajadores en particular y con los migrantes en general.

Por otro lado, es un festival igual que otros en los que no cobran la entrada, como el Multicultural Festival, el Salsa Festival o el Earth Day ¿Para que pagar entonces?

saludos y un abrazo!

Bek dijo...

guácala con los tacos con fresas :S
No sabía que todas las fresas son cosechadas a mano! qué pesado deber ser! y por qué sueldo!!! :(

todavia dijo...

Bere:

Yo creo que las fresas nomas eran de adorno y que los tacos eran de guisdo o carne o algo asi. De todos modos yo tampoco me compraba unos =P

Si, las fresas se cosechan a mano y es muy duro el trabajo. Las plantas son muy chaparritas y para recoger las frutas tienes que esta agachado. No en cuclillas, no sentado ni hincado, sino de pie, doblado sobre la mata. Imaginate 10 horas en esa posicion.. =O