20100405

NY 2: "Memoria gráfica para turistas faciles de impresionar"

El segundo error que cometimos esa mañana fue no confiar en que nosotros, por nuestros propios medios, podíamos lanzarnos a conocer la cuidad. Cuando estábamos en el proceso de reservar vuelo y hotel, unos amigos muy queridos nos recomendaron, de toda buena fe, comprar boleto para el camión panorámico que recorre la cuidad con la orientación de un guia e incluye un viaje de dos horas en barco por el rio Hudson para ver la estatua de la Libertad. Un recorrido aséptico y seguro, de esos donde los turistas podemos ver la jungla desde detrás de un cristal, obtener buenas fotos para presumir con los amigos, sin riesgo alguno. Supongo que le tuvimos miedo a terminar en un barrio lejano, a dar vuelta en la calle equivocada o a que nos sorprendiera la noche en medio de ve-tu-a-saber-donde sin idea de cómo regresar la hotel. Después de la primera impresión en el metro y con la lluvia pertinaz pareció buena idea. Caminamos hacia la calle 34 Oeste y en la esquina de la Séptima avenida un togolés muy simpático, que hablaba muy deprisa, nos vendió los boletos.


Yo iba con la firme decisión de tomar fotos a diestra y siniestra sin importar si ello acentuaba mi chocante facha de turista. Tomé una foto desde esa esquina aunque no parecía haber nada especial, pero de pronto la nubes se abrieron un poco.


Y de entre ellas apareció el Empire State. Creo que fue aquí cuando en verdad me cayo el veinte del lugar en donde estábamos.


El autobús llegó unos minutos mas tarde. Este da una vuelta por Manhattan haciendo una especie de 8, desde la parte norte de Central Park hasta el puente de Brooklyn, solo la parte superior es para pasajeros y algunos tienen un toldo acrílico, otros no. Un guía va rezando en el altoparlante una explicación sobre los lugares que el camión visita y los turistas, como autómatas, vamos presionando el disparador del la cámara a todo. El servicio es bueno, el viaje es muy ilustrativo y cómodo y los guías son simpáticos y serviciales, pero es imposible no sentir un poco de lastima por uno mismo estando ahí. Tengo que aceptar que el viaje que hicimos en el fue estupendo como referencia geográfica, gracias a ello tuvimos una idea general de hacia donde caminar, en que parte de la cuidad estaba cada cosa, sin tener que despedazarnos la cabeza con el puro plano, pero habríamos podido perfectamente, trabajándole un poco, y conocer la ciudad de verdad en vez de la copia descafeinada que te ofrece el camioncito, siempre con la seguridad de que, mientras no pasen de las 6:30, podrás regresar a la ruta y ser rescatado por uno de estos artefactos.

Estas son algunas de las fotos que tomamos desde el turibus.


Madison Square Park desde la quina avenida. La ventana posterior era la única no cubierta por el domo plástico. El guía, al otro extremo hablaba y hablaba, pero la mayoría de los que estábamos ahí no lo escuchábamos aunque oíamos su voz.
 

Sobre un bar de nombre “Jekyll and Hide: club social para exploradores y científicos locos” en la avenida 7, estaban estos esqueletos
 

Íbamos camino a la Zona Cero, el lugar a donde estaban las torres gemelas.



La avenida Broadway, a la altura del vecindario Soho; la arquitectura es hermosa ahí, pero el sitio es famoso por sus almacenes de ropa, aunque casi todos las encuentras sin problema en todo el país...
 

Frente a la catedral de San Pablo, justo a un costado de donde estuvo el World Trade Center hay un cementerio muy antiguo, habia una pareja mirando las lapidas.
 
 
Nosotros intentamos bajar a ver la zona cero, pero solo conseguimos mojarnos mas pues la lluvia arreció. Volvimos a subirnos a otro camión panorámico con la sorpresa de que el toldo de este solo tenia la mitad del domo montado y la mitad seca estaba ocupada por completo. Quisimos cubrirnos como se pudo con los paraguas pero el viento lo hacia muy difícil, bajamos y esperamos otro autobús. Cuando por fin llegó ya estábamos de mal humor, teníamos hambre y mucho frió. En algún lugar antes de llegar al donde esta el edificio de la ONU, estaba esta paloma, triste, mojada y resignada como nosotros. Del otro lado del río, adormecida en su colchón de neblina, Queens.
 

Mientras más avanzábamos más lóbregas se volvían las imágenes. Trying, llamó al hotel y le dijeron que estaban listos para recibirnos, así que en cuanto estuvimos cerca de ese sitio otra vez, nos bajamos del camión.

Llegamos ateridos y hechos una facha, pero con la esperanza de que una ducha caliente cambiara nuestra suerte. El hotel no era nada del otro mundo, pero tenia una cama muy cómoda.


Una vista no muy impresionante
 

Y una decoración extraña, con fotos de mujeres en trajes vaporosos volando al viento.
 

Ya limpios y con ropa seca y un impermeable encima, volvimos a lanzarnos a la calle para probar mejor suerte. Teníamos mucha hambre y poca idea de hacia donde ir, pero sobre todo una seguridad: no subirnos de nuevo al turibus al menos por el resto del día. La peor parte del viaje, me aventuro a decir que para los dos, fueron esas horas sobre el camión turista. Yo he revisado mi cámara y no encuentro ninguna imagen que me refleje algo positivo, pero Trying obtuvo una que quise colocar aquí como la confirmación de que ni siquiera esas dos horas horribles fueron algo para olvidar:



No se donde la sacó, pero en ella concentró todo el color que se le había esfumado a esa mañana...

Cuando salimos de nuevo a la calle de nuevo, nuestra primera urgencia era encontrar un lugar para comer. Entramos al primer café que nos salio al paso, ordenamos y nos sentamos a relajarnos un poco. Afuera la lluvia seguía y nos quedamos un rato mirando a la gente pasar.



Bread Factory no tiene la mejor comida, pero es tranquilo y con buena calefacción, por el momento no necesitábamos más. Estuvimos ahí como media hora mirando la ventana y notamos que todos caminaban en la misma dirección.
 

“¿A dónde va Vicente? Adonde va la gente” Y al salir quisimos ir a ver hacia donde caminaban con tanta prisa.

Unas cuadras adelante encontramos el lugar a donde todos iban.


 


 
Era Times Square. Nos quedamos como bobos mirando para todos lados. Times Square es un extraño y pequeño lugar (solo dos cuadras de una calle) En realidad no es sino un montón de anuncios de neon, pero son tantos y tan elaborados que es imposible mirarlos sin descubrir tras un rato que tienes la boca abierta.
 
 
Textualmente boquiabiertos. Y como estos y nosotros habían centenas.

Apenas eran como las 7 p.m. y por la claridad los letreros luminosos aun no mostraban todo su poder, Nosotros estábamos muy cansados pues no habíamos dormido desde la noche del sábado (era lunes) y no nos sentíamos con energías para quedarnos hasta que obscureciera, así que nos prometimos regresar otra noche y emprendimos el camino de regreso al hotel.

Habrá quien piense: “¿Que? ¿Llegar a Nueva York e irse a dormir a las 7?” pero estamos a punto de dormirnos parados y preferimos descansar bien para empezar de nuevo la mañana siguiente, muy temprano, que desvelarnos y dormir hasta el mediodía del martes.

Dejo como este video de apenas 9 segundos de un anuncio que vimos allá. Es muy bobo, pero descubrí en Youtube que no soy la única persona a la que le ha gustado. Por eso Times Square es un éxito: habemos en el mundo millones de personas muy fáciles de impresionar.

22 comentarios:

Implicada dijo...

Yo tampoco soy fan de los camiones turisteros, pero si no hay de otra lo tomo. Aquí hay bastantes, una vez tomé uno aquí en Gto. y es interesante cómo describen los lugares y las mentiras que dicen jejjeje.

No sé cómo me sentiría en Times square me cansa el tumulto y las luces (por miope), pero no deja de ser legendario.

Ministry of Silly Walks dijo...

Tu viaje en Turibús me recordó mi ida a Xcaret. Cosas que aprendes que no volverás a hacer.

Cassiopeia dijo...

Gracias por el paseo, aunque nublado y lluvioso... honestamente me lo disfruté. Y sí me gustaron las fotos. Pregunto: nadie se enfermó?

todavia dijo...

El turibus del DF es bonito y en vez de guia hay una grabación, que oyes solo si deseas. A trying le gustó mucho cuando fuimos al DF y. creo que eso influyó en que decidieramos subir a este.

Creo que te gustaría Times Square, el tumulto no es tanto y te entretienes viendo a la gente, luego les contare de nuestroa visita de ncohe =) (yo tambien tengo miopía jeje)

todavia dijo...

Ministry:


¡Cuenta, cuenta, cuenta! ¿¿¿ paso en esa ida a Xcaret????

todavia dijo...

Cassiopeia:

Afortunadamente nadie se enfermó, habria sido el acabose... Disfrutamos la cuidad, pero fue muy incomodo ese primer dia. Luego nos desquitamos. Si no termino durmiéndolos de aburrimiento, ya leeras ;)

La D dijo...

Nunca me ha llamado la atención NY pero después de estas fotos creo que podría reconsiderarlo. Concuerdo con Cassiopeia, el paseo estuvo increíble a pesar de la lluvia. Mi foto favorita es la del Empire State. :D

Cassiopeia dijo...

Esa es la actitud... "nadie te quita lo bailao".

Besis!

la MaLquEridA dijo...

Me ha gustado tu relato ¿y sabes qué?, me los he imaginado, como estaban con hambre, con frío, con la lluvia, viendo los anuncios... todo me he imaginado.


Me ha gustado.


Besos Araña, cuídense mucho y sigan disfrutando para que nos cuentes más.

Ave Fenice dijo...

¡Qué divertido! yo hubiera hecho lo mismo, irme a dormir temprano.

¡Cuenta más!

NTQVCA dijo...

Amo New York!, no sabes como he disfrutado leer tu post, me acordé de todos esos lugares y de las cosas que he vivido por ahí, quizás el hop on hop off no era tan mala idea si el clima hubiera sido mejor, pero eso si, nada como aventurarse con mapa en mano a recorrer caminando en esos tumultos de gente, vez personas de todo el mundo y a mi eso es parte de lo que me encanta de ese lugar.
¿Que más?

Ariel Silva dijo...

me ha gustato tu crónica y la sensibilidad del "turista facil de impresionar" (denominación que, creo, no le hace justicia a varias fotos chingonas).
un saludo y a seguir volando por otros cielos.

Crónicas Urbanas dijo...

Hola Mactans:
perdona la demora... Es muy hermosa la cobertura que hiciste de esta parte del viaje, la fotos y los momentos, me gustó mucho. Siempre lo transmites con familiaridad y una simpleza grata.
La neblina y la aparición casi fantasmal del Empire State... excelente, igual que Queens al otro lado del río, o esos esqueletos de ese raro lugar; creo que sólo los puedes encontrar en NY.
Times Square aparece en el 100% de las películas neoyorquinas clásicas, por eso que dices precisamente.
Una pregunta ¿tomaron café? sólo dime qué te pareció, amigo mío.
Esperamos mas del viaje, no lo dudes.
Gracias por compartirlo.
Saludos cordiales.

Cassiopeia dijo...

Querida, te informo que has quedado incluida en mi listado de blogs recomendados para visitar, con el sello “¡Vale la Pena Fijar el Ojo en Este Blog!”
Saludos

todavia dijo...

D:

Lo del Empire State fue de película. Es uno de esos recuerditos simples que se quedan para la vida entera.

Gracias!

todavia dijo...

Cassiopeia:

Eso si, lo bailado bailado está!

todavia dijo...

Ave:

La verdad me dio un poco de pena dormir tan temprano, pero yo de plano ya no podia ni con mi alma.

todavia dijo...

NTQVCA:

Es impresionante comprobar que ahi no falta ningun país, hablamos con griegos, puertoriqueños, uruguayos, mexicanos, alemanes, franceses, muchos muchos españoles, ecuatorianos, vimos muchos musulmanes de ve tu a saber donde y un par de africanos, una de ellas una dama que cantaba increible.... Por algo las Naciones Unidas tienen su sede en NY.

todavia dijo...

MaLquE:

Te prometo que voy a seguir contando. A ver si no los fastidio. Pero es que todo esto tengo que guardarlo.

todavia dijo...

Ariel:

Que un fotógrafo tan fregón como tu me diga que algunas fotos estan chingonas es un halago enorme. No tienes idea de cuanto vaaloro tus palabras. Mil gracias!

todavia dijo...

Crónicas:

Si tomamos café y en varios lugares. Y en todos y cada uno fue excelente. Es otra diferencia entre esta cuidad y California: Aca el buen café no es tan común.

un abrazo!

todavia dijo...

Cassiopeia:


Te agradezco la distinción. Viniendo de una persona tan ejemplar como lo eres tú -y lo digo con el corazón repleto de verdad: Eres excepcional- me dejas sin palabras.


Muchísimas gracias...