20091213

Una manita de gato

Muchos aquí ya saben que tengo dos gatos: Moshki y Ramona, pero he tenido gatos desde hace mucho tiempo. Me gustan mucho los gatos. No tengo nada en contra de los perros, de hecho me gustan también, pero esto de tener viviendo en tu casa un animal es, creo, como buscar algo que sabes que ninguna persona podrá llenar. Quizá no es esa la razón, tal vez ni siquiera existe una razón, pero el caso es que me gustan los gatos, aunque sean, holgazanes, caprichosos, egoístas, envidiosos y no sirvan absolutamente para nada, ni se pueda esperar nada de ellos en pago por la casa, comida y cuidados que se les da. Es mas, pienso que es precisamente por eso que me gustan: Porque se parecen muchísimo a mí.

Nuestros gatos, dentro de lo que cabe viven bien, ellos -y acepto que también nosotros- serian felices con una casa más grande, con jardín a donde pudieran pastar (si, como las vacas) libres y seguros y dormir a pata suelta bajo el sol en las mañanas frías de invierno o bajo la sombra de un arbusto en las calurosas tardes de verano. Por ahora tienen que conformarse con el balconcito, el techo, una parte de la cama y las cortas salidas al patio comunal del condominio.

No se que maña tienen de andar comiendo pasto, pero es así como empiezan su ritual en el patio los fines de semana. Después olisquean cada rincón en busca de algo nuevo y luego se tiran en el piso a hacer lo que mejor saben hacer: Absolutamente nada. Yo salgo con ellos a leer el periódico o a vagar por la red (algunas entradas las he escrito justo ahí donde Moshki esta acostado) Si nadie los molesta, se meten solos una hora después.

Estos gatos son parte de mi familia y, como tales, tienen casi los mismos derechos que todos los demás en casa, pueden andar donde les plazca, pueden entrar y salir por la puertita que le instalamos al ventanal corredizo y si no van mas allá del techo es porque no quieren; pueden dormir donde se les antoje, y aunque no les prohibimos afilarse las uñas en la alfombra o en los sillones, buscamos la manera de que este instinto fuese lo menos dañino posible para el mobiliario. Probamos con varios métodos, pero el que funcionó fantásticamente fue este tapete de yute, que destrozan a conciencia. Lo cambiamos cada que su aspecto da pena –dura de seis a ocho meses- y ello nos ha evitado que los sillones terminen hechos astillas.

Como este lleva cerca de tres meses recibiendo las caricias de Moshki y Ramona ya no se ve muy saludable. Ramona a veces insiste en utilizar los cojines de la sala o el bode del colchón, pero definitivamente prefiere las esquinas del felpudo.


Destaco el tema de sus uñas inquietas porque leí en el periódico hace unas semanas que en el condado de los Angeles se acaba de aprobar una ley que prohíbe a los veterinarios la practica de la oniquectomía o desungulación, que no es otra cosa que la amputación de las uñas a los gatos. Dueños de gatos que quieren evitar que sus animales dañen sus muebles y alfombras al afilarse aconsejados por sus veterinarios deciden eliminar las uñas de las patas delanteras. Lo que no se les dice es que durante la “extracción” de la uña no solo se retira esta, sino también parte de los dedos. Básicamente así:

Gráfica de Los Angeles Times. La traducción es mía.


Lo que traducido en anatomía humana seria el equivalente de hacer esto:


¿Dolerá?, Dice la Asociación de Medicina Veterinaria de California que no, y se ha lanzado a combatir la aprobación de esta ley. Argumentan que sus clientes tienen derecho de decidir si someten a su mascota a este procedimiento con la certeza de que con las nuevas técnicas quirúrgicas y de tratamiento post operatorio, es una solución viable para evitar las molestias de tener un “gato destructivo” Me pregunto si estos veterinarios estarían de acuerdo en amputarle las puntas de los dedos a uno de sus hijos si fuera demasiado “destructivo”.

No voy a abundar sobre las complicaciones de la oniquectomía que son muchas, creo que la ilustración de la mano humana habla por si sola, pero si voy a decir que cuando íbamos a adoptar a Ramona, nos encontramos dos casos de gatitas a las que se les practicó esta operación y fueron abandonadas por sus dueños debido a que a partir de entonces se negaron a usar su caja de arena debido al dolor que les producía enterrar sus heces, prefiriendo hacer sus necesidades en el suelo.

"Yo propongo que a esos veterinarios les cortemos los.... "

En la cuidad donde vivimos aún no se ha discutido esta ley y estoy considerando la posibilidad de proponerle a Trying enviarle al alcalde una carta pidiéndole nos sumemos a esas siete ciudades que la han aprobado, ya que el Gobernator no se ha decidido a tomar cartas en el asunto. Si lo hacemos tendré noticias.

16 comentarios:

la MaLquEridA dijo...

¡Que horror! es lo único que se me ocurre decir, es una barbaridad siquiera pensarlo, por dios, ¡que horror!.



En fin, al fin humanos, ¿que se puede esperar?.


Saludos.


PD:¿Esa es tu mano?...

todavia dijo...

Pues hay mucha gente que pefiere esta barbaridad a ver alguno de sus muebles rasguñados.

No, MaLquE, esa foto la agarre de internet.

Implicada dijo...

Ups! qué dolorosoooo
no sabía que fuera de esa manera
pobrecitos gatos!!!

trying not to sell dreams for small desires dijo...

yes! let's write to the mayor.....

todavia dijo...

Implicada:

Yo tampoco sabia que les mochaban los dedos. Pense que era una especie de manicura. =(

Existen cortauñas especiales para los gatitos que NADA tiene que ver con la oniquectomía, solo se les recortas la mera puntita para quitarles el filo. Mi gatos tiene sus uñas "de fabrica" y aguas cuando se enojan! Pero los prefiero completitos =)

todavia dijo...

Trying:

Sabia que no me dirias que no, por eso me gustas! ;)

Crónicas Urbanas dijo...

Es un horror que permitan seccionar partes de animales. Una cosa es cortarles las uñas o las garras, pero de allí a sacarles un dedo...
¿Qué otra cosa se les ocurrirá? ¿Coserles el culo para que no hagan deposiciones en las aceras?

El que quiera una "mascota" debe asumir las responsabilidades que eso conlleva.

Está muy bien tu presentación Mactans, me gustó.

Bek dijo...

ahhhh malditos!
Sabes que también me desespera? que les corten cachitos de su ser a los cachorros, las orejas para que se les levanten y se vean "de buena raza" o la cola! Dejándoles un munón "nice"
Tu y Trying siguen siendo mis ídolos.
P.D: Moshki para presidente

Ministry of Silly Walks dijo...

Dicen que cuando se trata de gatos, es como con las papas fritas, no puedes tener sólo uno.
Yo tengo un perro y dos gatos. Pero si de mí dependiera, tendría más. Sin embargo, temo convertirme en la vieja loca de la calle con cien gatos. Es lo único que me detiene.

Es una pena lo que cuentas de esa operación. Me sorprende que habiendo tanta gente amante de los gatos por allá se pongan en contra de esa ley. Incluso los veterinarios!

Hemingway y Lucky M. Skywalker le mandan saludos a Moshki y Ramona.

todavia dijo...

Tu lo dijiste, Cronicas: El que tenga una mascota debe asumir sus responsabilidades.

Imaginate lo que gente asi estaria dispuesta a hacerle a sus hijos para hacer que se comoprten como ellos quieren?

todavia dijo...

Bere:
Lo de mandarle una carta al alacalde es en serio, pero esperaremos que Trying salga de vacaciones para hacerlo, porque requiere tiempo.

Si, tratamos a los animales como si fueran juguetes, no seres vivos.

Te apuesto que Moshki seria mejor presidente que Obama. Morderia un poco a los oposiores, pero al menos no seria tan hipocrita.

todavia dijo...

Ministry:

Yo tambien tendria gatos y gatos y gatos. No me detiene la critica sino el espacio, aqui apenas y cabemos con este par, que si no ya tendriamos mas.

Que lindos nombres!!!!! yo tenia un Hemingway! era cafe con blanco y enorme.

(Dicen Moshki y Ramona que les encantaria ver fotos de Hemingway y Lucy M. Skywalker)

Chaulafanita dijo...

Que horrible masacre.
Si alguien tiene gatitos es lo mas logico que sepa a que atenerse y entonces que mande a la mierdita los muebles con tal de proteger a los gatitos!
Me han hecho reir los gráficos del post. Un saludo.

todavia dijo...

No es necesario, Chaulafanita, dar por perdidos los muebles, hay alternativas. Nosotros solucionamos el problema con un tapete, pero hay placas de carton corrugado, postes de madera forrados con cuerda y una serie de muebles especiales para que se afilen las uñas. Ademas esta la "garricura" con unos cortauñas muy economicos que solo quitan la punta de la garra o cubiertas de hule para las uñas, estas son de colores para poner al gato "a la moda" Y spray repelente, ademas del fiel e infalible perodicazo con el que los puedes enseñar a que no es buena idea afilarse sus garras en la pata del sillon.

saludos!

la_luminosa dijo...

ohh :( pobres gatos, tan lindos que son, que bueno que hallaron una forma de canalizar sus inquietudes con el felpudo (ame la palabra), es m{as propongo un spa solo para manicura y pedicura ehhm o no se jaja para gatos jajaja. iba apreguntar lo mismo que malque pero ya respondiste :)

todavia dijo...

Estaria buieno eso de un spa gatuno, Nila... Yo se de cierto gato gordo que buena falta le haria meterse al sauna =)

Yo tengo las manos mucho mas bonitas ejem ;)