20091117

La duda de siempre


A veces me pregunto si tiene sentido venir a hacer recuento de tanta menudencia, tanta cosa carente de importancia. Cada insípido momento, cada tontería que pasa por mis córneas, cada absurda idea y suceso que pretende extraviarse en los entresijos de la memoria. Tanto palabrerío para que al final solo quede claro que no hay nada realmente importante que decir.

Vaya usted a saber si convertir esto en una impresionante colección de nimiedades no es sino una impúdica manera de perder el tiempo. Vaya usted a saber.

Pero estas nimiedades son mi vida y decidí empezar a guardarlas aquí porque no quiero que corran el mismo destino que tantas otras que a lo largo del camino se me han ido cayendo por los agujeros que los bolsillos de mi memoria tienen. No quiero que me alcance el futuro recogiendo astillas de recuerdo en un desesperado intento por reconstruir los detalles de una vida que apenas recuerdo, que apenas reconozco. Si un reclamo debo hacerle esa persona que fui, es que nunca tuvo el tiempo o la ocurrencia de anotar las cosas que nos ocurrieron y que ahora intento reconstruir a partir de los fragmentos que el viento no pudo llevarse.

Si este afán es algo estéril o vale la pena es una cuestión que le toca decidir a esa persona que en el futuro seré, no a mí.

Y por respeto a esa persona es que decido, siempre que esta duda asalta mi cabeza, seguir.

12 comentarios:

Noemi dijo...

¿Por qué te preguntas eso? ¿Si merece la pena recoger menudencias?

¿Acaso crees que cualquiera podría hacerlo?

Porque estás comentiendo un gran error, si lo crees así.

:)

todavia dijo...

Pues siempre termino pensando que vale la pena, pero no puedo decir que nunca suge la duda. En algunos de los dialogos que sostengo con mis otros yo, siempre a un yo se le ocurre levantar la mano y llevar de nuevo la burra a comer trigo. Siempre los demas voltean los ojos al cielo y se quejan de que se ha hablado ya suficiente sobre el tema, pero no queda de otra, hay responderle porque, hasta eso, dentro de mi existe la democracia, a todos mis yo les concedo los mismos derechos. Que le vamos a hacer =)

Jesus Olague dijo...

De acuerdo con Noemí, hay cosas que se construyen de a poco, de "menudencias"; esta memoria diaria que se recoge aquí, allá, en este entramado de bitácoras es una de ellas, esto no es tiempo perdido y lo que se dice es importante, como lo son una canción, un cuento o un poema, y no todos pueden hacerlo, claro que no, y mucho menos hacerlo bien.

Jesus Olague dijo...

Tu post me hizo recordar una canción de Silvio Rodríguez, La maza.

la MaLquEridA dijo...

Las menudencias forman parte de un todo, ese todo es la vida y todo lo que pasa tiene importancia.

Nuestra memoria es la que nos permite ir hilvanando cada suceso, para formar los recuerdos, y los recuerdos jamás serán una forma de perder el tiempo.

Cuando no tengas donde guardar esas pequeñas cosas, entonces haces lo que ahora... las escribes.

Con tus escritos haces que cada uno de nosotros,-al leerlos- vayamos formando parte de tu historia- surrealista- pero al fin historia.

Así que mi querida Araña,con permiso, paso a formar parte de tu historia, que tú... ya eres parte de la mía.


Un abrazo.

todavia dijo...

Si, MaLquE, como dijo Jesus, con todos las cositas que escribimos estamos contruyendo algo entre todos.
Gracias por todo!

todavia dijo...

"...Un amasijo hecho de cuerdas y trendones
un enredijo de carne con madera
Un instrumento sin mejores resplandores
que lucecitas montadas para escena..."

Gracias, Jesus.

Creo que lo mejor que podriamos hacer con las "menudencias" seria hacernos unos taquitos con ellas. mmh!

Implicada dijo...

Por respeto y honor a la persona que serás, brindemos y guardemósle buenos recuerdos, sin dudarlo! jejeje

Ministry of Silly Walks dijo...

Yo entiendo porqué escribo mis menudencias y creo que tú también sabes por qué escribes las tuyas.
A veces, lo que me inquieta es saber por qué los demás las leen.
Y luego pienso en mi propia experiencia de lectora y en lo que me he enriquecido con las experiencias ajenas.
Sin lugar a dudas, bloggear conlleva una relación ganar-ganar, ya sea que se escriba o sólo se lea.
Y por ese hecho se entiende el quitarle un poquito a la vida para plasmarla aquí. Es una inversión segura.

Crónicas Urbanas dijo...

Por mi parte, comparto todos lo comentarios anteriores sobre tu persona como recolector de "menudencias".
Deja de preguntarte eso y sigue.
Nosotros esperamos.

la_luminosa dijo...

como ya no escribir? si me encanta leerte, ya sea nimiedades o no, pero que no son las pequeñas cosas las que van conformando nuestras vidas? migajitas muy valiosas! sigue escribiendoo! :)

todavia dijo...

Gracias, Nila =)


Ya te habia dicho que eres la directa responsable de que haya iniciado con esto ¿verdad?