20090903

Scary Cat

En ingles, a una persona miedosa que se asusta hasta por que pasa la mosca, se le dice “Scary cat”. Nosotros tenemos en casa la prueba viviente de lo apropiada que es esta frase: Moshki es un auténtico gatito miedoso. La primera vez que lo vimos asustado fue como a los 2 meses de edad, cuando descubrió el camión de la basura; entró corriendo desde el balcón como un loco, reboto en todos lados hasta que atino a meterse debajo de la cama. Desde entonces, cada martes sabemos que vienen a recoger la basura mucho antes de que podamos escuchar el ruido del motor o ver las luces, porque Moshki entra corriendo a esconderse. Si suena el timbre de la puerta, si llaman por teléfono, si nos visita alguien Moshki corre debajo de la cama lo mas rápido que puede. El problema es que en su desesperación no es nada cuidadoso, siempre choca con algo: tira las sillas, se estrella contra las patas de la mesa o no ubica la posición exacta de la entrada especial que tiene la puerta del balcón y golpea contra el borde; me ha tocado escuchar cada calaverazo que en verdad no entiendo como no se ha lastimado en una colisión.

Al verlo en el techo tan seguro de sí, nadie pensaría que es un correlón cobarde.

O no lo entendía hasta este domingo.

Los días que no trabajo me doy un tiempo para salir con los gatos al patio condominio. Como nunca salen a la calle –solo tienen acceso al techo- el día que no despertamos a la hora de siempre mueren de ansias por vernos abrir los ojos: Saben que ese día es el El Día. Cuando me levanto, se sientan cerca de la puerta trasera pidiendo que la abra y cuando lo hago salen disparados escaleras abajo hacia el patio. Su aventura dura cuando mucho media hora, pero ellos gozan esos minutos como si fueran gloriosos. Se revuelcan en el piso, mordisquean la hierba revisan cada rincón como si se tratara de un sitio extraordinario, aunque el patio en realidad es un diminuto y aburrido cubil donde no hay mas que una mísera sección de pasto, un pasillo, un tramo de cerca y la puerta que da al callejón. Después del frenesí, terminan tirados frente a mí tomando el sol y a los pocos minutos regresan tranquilamente a casa a practicar su deporte preferido: Dormir.


Es tan aburrido que jamas he sacado fotos de ahí. Esta foto se la saco Trying a la flor y al fondo se puede ver el patio que los fines de semana se convierte en su Disneylandia particular. Pobres...


A veces, algún vecino abre la ventana y los gatos se huyen a casa. Ramona con relativa calma y Moshki en una de sus atolondradas carreras, con un concierto de uñas raspando en el piso, pasado el peligro, sale de nuevo con una expresión en el rostro de “No te asustes, era nada” que hace reír. Pero este domingo uno de los vecinos no solo abrió el balcón, bajo por las escaleras a tirar la basura. Los gatos corrieron como siempre pero al comenzar a subir, se encontraron frente a frente en el angosto pasillo con el hombre que venia bajando. Ramona regresó sobre sus pasos, pero Moshki busco desesperado espacio para continuar subiendo. Yo desde afuera solo alcance a escuchar el raspar de uñas y la voz del hombre: “woooooow” y luego preguntándole a Trying “Is he ok?” Moshki acostado en la sala nos miro con su cara de “A que tanto escándalo?” y olvidamos el asunto. Pero en la noche empezó a quejarse. Moshki y Ramona son gatos muy calladitos, de modo que cuando maúllan llaman nuestra atención. Fui a acariciarlo y no me permitió tocarlo, en cambio bufó como si estuviera furioso. Nos asustamos. Después de varios intentos de cargarlo llegamos a la conclusión de que le dolía una pata. Como era domingo por la noche, no fue posible llevarlo al veterinario en ese momento y fuimos al día siguiente.
Los gatos temen a esta jaula porque saben que cuando la sacamos algo anda mal. Esta foto no es de ese día, ese día estábamos muy preocupados para andar sacando fotos.

Tras examinarlo, la doctora nos dijo que el problema era la espalda, que no parecía ser una lesión grave pero que no quería sacar radiografías pues el gato estaba muy agresivo (miedoso y todo, Moshki ODIA a los veterinarios) y que primero probaríamos con antiinflamatorios para ver su reacción; de modo que regresamos a casa con una dotación de calmantes y la instrucción de que si no mejoraba visiblemente, deberíamos llevarlo de nuevo para sedarlo y tomarle placas.
Jeringas predosificadas con medicamento vía oral. Perfectas para gente atolondrada que mide mal las cantidades y olvida si ya la administró o no. Estos gringos son geniales.


Este viernes por la mañana le daremos la ultima dosis y ya casi ha regresado a la normalidad: No llora, ha vuelto explorar el techo, a molestar a Ramona y a jugar, aunque se nota que quedó un poco espantado pues lo hace muy tranquilo en vez de correr como loco detrás de sus pelotas de hule. Es bueno tenerlo de regreso, esperemos que ahora que se termine la medicina no recaiga.

22 comentarios:

Noemi dijo...

Mira, yo no sé qué te ha hecho tu gato...
Sólo sé que se trata de un gato OPRIMIDO y TIRANIZADO a través de los tiempos. Apelo a tus lectores a que abran los ojos y vean la verdad: Moshki es una víctima.

Primero fue insultado. No mostraste ninguna comprensión. Por su problema de peso tú le llamaste gordo. Revelaste sin pudor cómo empezó a ser impunemente torturado a nivel físico y psicológico: cómo le dabas cada vez menos comida y encima le decías "vamos gordo" para su total escarnio.
Poco después publicaste una fotografía rayana en lo DIFAMATORIO, que le mostraba siendo débil, en la que estaba pasando por un mal momento, en la que estaba PASANDO HAMBRE. El post ilustrado por aquella imagen fue un intento por ridiculizar su SUFRIMIENTO, y en suma era un atentado a su intimidad y sus derechos más básicos, no ya como mascota, sino como gato.

No acaba ahí. Después empezaste a CALUMNIARLO, diciendo que se comía la comida de Ramona y llegando a asegurar que Ramona PERDÍA PESO -dejando entrever que lo hacía NO PORQUE ESTUVIERA A DIETA, como así era, sino porque Moshki se comía su comida Y EN DEFINITIVA insinuando que Moshki era un gordo cabrón que se lo comía todo mientras Ramona se quedaba en los huesos.

Evitaré citar aquel otro día que publicabas nuevas fotos de Moshki, esta vez en posturas y actitudes más que explícitas, impropias para un gato de su edad y que sin duda eran un reclamo SEXUAL para gatas adineradas a las que Moshki estaría vendiendo su cuerpo a cambio de COMIDA.

Víctima del más total amarillismo llegaste a publicar se peleaba con su veterinario cada vez que lo visitaba y asegurabas que éste y otros profesionales, lo habían catalogado como un gato MALO. Sin embargo una fuente oficial citada en el mismo texto aseguraba que Moshki mostraba fuertes problemas afectivos en el seno del hogar, dato que fue rápidamente desmentido, sin que sus médicos o sus vecinos alertados últimamente por su salud mental y física puedan hacer nada por ayudarle.

Sabemos que el salón de su casa es un marco de absoluto desastre: un antro oscuro, lleno de humo, botellas de alcohol rotas por todo el suelo y ropa interior sucia por las esquinas y pintadas obscenas por las paredes a las que ahora hay que añadir jeringuillas de supuesta medicina para calmar el dolor.

Estas cosas y dios sabe cuales más, han hecho que Moshki se convierta en lo que es hoy, un gato sensible, asustadizo, con un grave transtorno alimenticio y tendencias autodestructivas, que es sistemáticamente traumatizado a propósito con comentarios sobre su físico y obligado a financiar su alimento y su adicción a las drogas prescritas ejerciendo prostitución de lujo bajo el pretexto de que él es un gato callejero, que no conoce el mundo más allá del tejado y el patio.

No... Con Michael Jackson ya hemos tenido suficiente de ese dolor...

No permitiremos que acabéis también con Moshki...

Moshki!
Moshki!
Moshki!

todavia dijo...

Olvidaste mencionar que lo exhibi inmisericordemente prisionero en una jaula de plastico; que lo he inculpado publicamente del atentado en contra de un indefenso pajarito, y que intente empeorar su deprimente situacion trayendo otro gato, con la unica intencion de que se sintiera menospreciado para afectarle su ya muy dañada autoestima.

Soy como el "Mountruo de Amsterdam" version californiana, y Moshki es una tierna cenicienta que intenta sobrevolar el pantano del oprobio manteniendo inmaculado su pristino plumaje.

Deberiamos hacer una pelicula! Asi, a la larga lista de abusos le agragariamos el de la explotacion. TIENES que ayudarme con el guion! A cambio te ofrezco un porcentaje y un papel en la cinta! Que dices???

Hapi dijo...

hello... hapi blogging... have a nice day! just visiting here....

todavia dijo...

Hapi blogging!

Thanks for the visit and have a nice day!

Bidan dijo...

Noemí, quiero el teléfono de tu camello. Parece ser de los buenos... :)

todavia dijo...

Que nos invite a todos!

psssss ;)

Noemi dijo...

Me quedo con el porcentaje de la cinta a cambio del trabajo con el guión.
Hablaré con mi camello, si me ofrece un porcentaje por los trabajos de representación, os daré su teléfono.

Saludos, terrícolas (:

Noemi dijo...

Por cierto que camello es una palabra con un matiz tan peyorativo...
Él prefiere que le llamen Chamán.
xD

Crónicas Urbanas dijo...

No me gustan las mascotas, ninguna en general, pero eso no me hace valorar a aquellos que tienen una: pueden tratarla como quieran, pero...
cuidado con los gatos, los antiguos egipcios creían en ellos como divinidad...
Si me permiten una apreciación bastante realista, prefiero a este Moshki victimizado o no, a cualquier perro.
Sorry, no entendí lo del Camello, el guión de película y el resto... o estaban hablando de alguna otra cosa?
Saludos.

todavia dijo...

Tocas un punto muy interesante, Cronicas. No entiendo cual es la necesidad de algunos humanos por tener mascotas; ¿Buscamos que alguien dependa de nosotros? ¿Queremos sentirnos jefes de alguien, superiores a algo? Cuando estabamos esperando en el veterinario, vimos una pareja de ancianos, muy viejos ya, con su gato esperando tambien. Mi pareja me dijo: "Crees que al ver una pareja, a los dos juntos trayendo al gato al doctor todos se den cuenta que no tenemos hijos?" Quiza nuestra motivacion es esa, la ausencia de hijos. Pero yo siento algo muy especial por los gatos, me gusta que tenerlos y dejar que hagan -casi- lo que se les venga en gana, que no obedezcan, que no me sigan, que no me vean como su superior. Me encantan este par de gatos que casi nunca "hablan", que no preguntan nada y rara vez piden.


Sobre lo que dijo Noemi es una broma. Ella menciona cosas que he escrito antes de Moshki y las usa para hablar sobre el como si fuese un pobre gato desvalido, pero la verdad es que ella la fundadora de su club de admiradores en España. Sobre la pelicula es broma tambien, en respuesta le propongo llevar a la pantalla grande el "drama" que el gato atraviesa. Lo cierto es al gato se le trata muy bien, se el consiente y quiere, no es una victima sino todo lo contrario: Un cabron consentido que seria la envidia de cualquier gato egipcio contemporaneo de los faraones =)

"Camello" se le dice al vendedor de drogas en España... Bidan sospecha que Noemi estaba bajo la influencia de estupefacientes al escribir su comentario (por supuesto es broma tambien)

Te mando un afectuoso saludo

Crónicas Urbanas dijo...

Me resulta muy gracioso lo que me cuentas.
Sobre la necesidad de las mascotas... es una buena idea para un post, algo muy alentador para mi. Hay que observar una Ciudad para darse cuenta de todas las mascotas que viven entre nosotros.
"Camello" sería lo que llamamos "dealer", ¿no?
Gracias Mactans por toda la aclaración, me convenciste, si tuviera que elegir una mascota... secuestraría a Moshki.

todavia dijo...

Creo, Cronicas, que el tema de la necesidad de mascotas seria perfecto para uno de tus extraordinarios posts. Todavia me acuerdo del post de la inteligencia artificial y no termino de sorprenderme de lo bien que lo confeccionaste. Sera un placer leer al respecto.

Si, Camello en un dealer. (yo tampoco conocia el termino, le fui a preguntar a tio Google)

Si raptas a Moshki lo siento por ti: No tienes idea de la araña que te echarias a la bolsa. =) Saludos!

Noemi dijo...

Chamán, Chamán... Dealer es una versión muy comercial del asunto...
:)
Sabían ustedes que las arañas también eran veneradas por los egipcios?

todavia dijo...

Lo curioso es cuando aqui mencionas un "dealer" no se sabe bien si estas hablando de un Chaman o de un vendedor de autos. ¿Alguna oscura relacion?

Debi vivir en egipto. Me venerarian por partida doble ;)

Crónicas Urbanas dijo...

Ambos tienen negocios sucios.

Crónicas Urbanas dijo...

Quise decir, dealers, chamanes y vendedores de autos.
No tenía a la Araña como ser divinizado por Egipcios... pero si Noemí lo dice... así será.

Berenice dijo...

jaja ésto parece una charla de amigos sentados con el cafecito caliente en las manos.
Tú sabes que tengo un zoológico en casa, y aún así mi favorito sigue siendo el gato, tal vez por frío, por distante, y por que me da cariño y se deja querer cuando y sólo cuando, él quiere. Qué masoquista resulté.
Me rehuso a creer que Moshki sea un Scary Cat por cierto =)
Ya se siente mejor?

todavia dijo...

Moshki ya esta mejor, Bere, se recupero del todo. Parece que fue solo inflamacion por el trancazo que se dio en la pared. Lo mas lindo es que se dejaba dar su medicina super bien! solo la primera vez se resistio. Y descubrimos que le gustan las veterinarias! a esta chica no la agredio, en cambio al anterior veterinario le bufaba nomas de verlo.!

Berenice dijo...

jajaja qué coqueto!

todavia dijo...

Eso es precisamente: Un coqueto

Noemi dijo...

No han sido muy muy veneradas por los egipcios porque venia de los sumerios esa adoración. Ya posteo al respecto ;)

todavia dijo...

Me va a encantar leer al respecto!

Y si, esto parece reunion en algun cafe =)... nadie se molesta si ordeno pastel verdad?