20090924

Natural y Sintético


Un ramo de girasoles que compramos
para llevar a la tumba de una tía de mi pareja hace como tres meses.



Girasoles metálicos que formaran
parte de la reja de una lujosa residencia en las afueras de Los Ángeles.


Si hubiéramos llevado al cementerio los de la derecha, aun estarían ahí, conservando su color y brillo.


¿Pero y el alma?

5 comentarios:

la_luminosa dijo...

lo que es aún más deprimente es los que dejan ese tipo de arreglos sinteticos y van acumulando polvo, aun más triste que las flores marchitas. Girasoles, curiosa pero linda elección :)

todavia dijo...

Las flores marchitas tienen su encanto: siempre que les queda algo cuando se mueren que las hace, si, tristes, pero lindas. Han de ser pedacitos de vida...

la idea fue de mi pareja y a mi tambien me parecio una curiosa y linda eleccion. =)

Noemi dijo...

Totalmente de acuerdo con los dos :)

Crónicas Urbanas dijo...

De acuerdo con los tres, pero...
si se encuentran en un cementerio... que bueno es que uno aún pueda verlos y notar la diferencia!!!

todavia dijo...

No habia pensado en la suerte de no tener que ser, aun, de aquellos a quienes se les dejan las flores...

=)