20101205

Senda de Ángeles


Dormir es uno de los placeres que más disfruto. Aunque funciono perfectamente con 6 horas diarias, me encanta hacerlo las 8 que recomienda el doctor, si duermo menos de seis, no me siento bien y si me desvelo dos noches seguidas, los ojos se me cierran solos y es una pesadilla mantenerme haciendo las actividades normales. Ese lunes en Puebla dormimos 4 horas para contabilizar un total de 8 en tres noches. Supongo que la emoción de vagar conociendo cosas nuevas debe liberar algún químico que suprime en el cerebro la sensación de cansancio porque salimos a la calle cual frescas lechugas. Quien consiga aislar esa substancia y sintetizarla químicamente para su consumo comercial se hará millonario, puedo garantizarlo.

La noche anterior habíamos hecho reservaciones en un hotelito en Xalapa, así que nuestras horas en Puebla estaban contadas y debíamos aprovecharlas, por eso después de desayunar nos lanzamos al centro buscando abordar el Turibus para darle un recorrido general a la cuidad y así saber un poco mas de ella. Abordamos este camioncito disfrazado de tranvía en lugar del Turibus porque aquel iniciaba mas tarde su recorrido. No sé si el Turibus funciona igual que el D.F., donde te pones unos audífonos y vas escuchando una grabación cuyo idioma puedes seleccionar, pero en este camioncito el guía que hablaba en el altavoz hacia un estupendo trabajo, una voz tranquila, un sonido balanceado y una crónica mesurada, sin chistes bobos o ese protagonismo que le hemos escuchado a guías en otros lados (incluido Nueva York). Además muy económico, lo recomiendo ampliamente para darle un vistazo general a la ciudad.

 
Desde lo alto del tranvía –hay que poner cuidado con algunas ramas, por cierto- pudimos ver a la cuidad y su gente desde un punto de vista que a pie no se advierte.







En un fenómeno que hemos visto repetidamente en muchos puntos del país, en Puebla abundaban los viajeros europeos mientras escaseaban los norteamericanos. La paranoia surte efecto. Ellos se lo pierden...




La Puebla que trabaja, la de todos los días, no solo la que con nuestros ojos de turista nos hace emocionarnos con ese inexistente lugar ideal en el que seria lindo vivir. Trying habló con unos estudiantes de secundaria y les preguntó que si les gustaba vivir en Puebla, ellos dijeron que no, que su sueño era vivir en Guadalajara. Siempre el pasto del vecino parece más verde. Esta foto la tomé porque me regresó por unos instantes a la tierra, recordándome que unos días mas tarde tenia que guardar la cámara y volver al aburrido empleo de siempre.

Avísenle a mi compañero que ese arnés está mal puesto y que cuando uno usa casco debe quitarse la gorra.



Nos cruzamos muchos con grupos escolares que iban de visita a los museos –Puebla tiene montones de museos- Todos los niños se despedían de nosotros al pasar. ¡Adiós, Adiós!



El General Zaragoza nos muestra el camino hacia Xalapa mientras al fondo el Popocatepetl lanza una tímida fumarola. Ambos a su modo, como niños de segundo grado, nos dicen “¡Adiós, Adiós!”



El angelito también gusta del viaje en tranvía.

El resto de la tarde la dilapidamos recorriendo a pie las calles de esa Puebla de colores.





Este es el Edificio Presno, que alberga a la Biblioteca de Ciencias y Humanidades “José Revueltas” de la BUAP. Es un edificio impresionante por hermoso, aunque la foto no muestra que está un poco descuidado. Los empleados, a diferencia de lo que nos ocurrió en el Edificio Carolino de la Rectoría, nos permitieron el paso amablemente.



Puebla –de no existir Paris- creo que bien podría ser conocida como “La Ciudad del Amor”. No tomé foto de todas las parejitas que ví pero les aseguro que fueron muchísimas.


Y de todas las edades.



Esto que parece intento de homicidio es una escena de amor. La muchachita se apenó cuando me descubrió sacándoles foto. Si leí bien sus labios, le dijo “Ya’state quieto que nos están viendo” repuso la compostura y se alisó el uniforme. Él no, aprovechó en cambio la oportunidad para agarrarse bien de ella pretextando que se iba a caer...


Uno de los muchos museos de la ciudad. “La Casa de los Muñecos”


Y el museo Casa de los Hermanos Serdán. Los agujeros en la pared son impactos de bala de un ataque perpetrado por el gobierno porfirista en el que murieron estos no tan conocidos héroes pre-revoluciarios. Yo creo que el olvido oficial no se debe a que su papel se jugó antes de el estallido de la guerra, sino a su ideología marcadamente socialista. Una visita que no puede dejarse pendiente para otra ocasión cuando se visita Puebla.

Dejo esta foto (un click y se ve mas grande) como prueba de que, aunque actualmente vivimos más tiempo, muchas otras cosas no han cambiado en México en estos últimos 102 años...




Dejamos a Puebla dormitando aquella cálida tarde de noviembre para partir, ya Trying y yo solos, hacia Xalapa, una aventura en pos de esa sirena que había estado hipnotizando a Trying desde hace algunos meses: el canto de una jarana.

Este letrero resume perfectamente lo que sales pensando que es Puebla cuando se te agota el tiempo de visitarla.


Abajo, fuera de foco se alcanza a leer:

“Hacia La Soledad”

19 comentarios:

la MaLquEridA dijo...

Y yo nunca he querido ir a Puebla porque pienso que no hay nada. Que equivocada estaba. La próxima salida intentaré ir allá, al fin queda cerca.


Besos Arañita.

Implicada dijo...

Te contaron por qué le dicen Puebla de los Angeles?
A mi me dijeron que las campanas de la catedral eran tan pesadas que no pudieron subirlas al camapanio, pero que unos ángeles lo hicieron. Será?

Me gustaron tus fotos.

todavia dijo...

MaLquE:

Ve a Puebla! Esta bien chido, esta cerca de donde vives, es barato y como ves esta lindo lindo. Que chula es Puebla =)

todavia dijo...

Implicada:


No! no me contaron eso de Puebla -al menos no lo recuerdo- Que linda historia.

A lo mejor si es cierto porque el campanario es inmenso.

Bidan dijo...

¡Que bonito es hacer turismo sin salir de casa!
Por cierto... ¿puedes conseguirme el número o el mail o lo que sea de la chica de la sudadera marrón?
Te estaré eternamente agradecido... :)

Bidan dijo...

Hablale bien de mi...

todavia dijo...

Nada, nada, no seas sátiro que hablamos de una niña de secundaria, tendra apenas 14 años. Esperate que crezca aunque sea unos tres años para que no sea delito XD

todavia dijo...

Además, para hacer turismo sin salir de casa tu blog. Es perfecto, mira: tu te cansas, sufres de ampollas y dolores musculares, hambre, frio y más dolores musculares y a nosotros nos toca gozar del paisaje de El Camino. No puede haber mejor forma de viajar!

PHERRO dijo...

Eres un CHINGÓN, Sr. Araña. Pero me dió hambre por el paseo tan largo y no ví ni una foto de comida o bebida, ¿dónde quedó el mole? La arquitectura es impresionante, tus fotos son muy buenas, además el sol ayudo para que lograrás captar la belleza del lugar en toda su plenitud.
¡¡Vamonos pa´Jalapa!!
Lo bueno de viajar así es que no nos cuesta nada y podemos agregarnos todos los que queramos; espero que sigan teniendo buen viaje, cuídense mucho, que les vaya muy bien, luego nos leemos.

Fernando Manda dijo...

Algún día voy a ir para allá, me cai que sí.
Jejejeje la foto del ángel parece que está pidiendo aventón.
En mi ciudad hay poca historia, y la que hay es de la revolución, no hay edificios de ese tipo, es una ciudad "moderna", en el edificio del banco de méjico hay dos cañonazos que les hizo Felipe Ángeles por orden de Villa, y son las únicas marcas tangibles que hay de aquella época.
acá hay un turibus, pero nunca me he subido, desde que comenzaron las balaceras, como que la gente ya no gusta mucho salir... espero no les lleguen este tipo de situaciones a ciudades tan bonitas como Puebla. Pero en fin. Yo sí me voy a lanzar algún día.

ѕocιaѕ dijo...

Uy que puedo decir si yo soy de ahí, aunque ya no vivo ahí xD.
Tiene muchas cosas lindas, como los museos, iglesias,conventos y por otro lado está la Puebla moderna en angelopolis.
Y otra de las leyendas del porque es Puebla de los angeles es que a un Fray (algo) xD los angeles en un sueño le mostraron los limites de la ciudad.
Como sea que bueno que disfrutaste de la ciudad y espero también de la gastronomia
saludotes =D

todavia dijo...

Pherro:


Pos que crees? que no puse comida porque ese ultimo dia en Puebla comimos a la chilanga: Lo que cayó donde cayó. Tacos o ya ni recuerdo. Comimos bastante mal, eso si, harta vitamina T, de la buena pues.

Nos vamos para Jalapa (o Xalapa... nunca me queda claro cual es el correcto, pero supongo que Xalapa, porque las oficinas del municipio asi dicen). Al rato les cuento!

todavia dijo...

Fer:


Pos si vas te prometo que no te arrepientes, ademas chance y ligas, porque la gente joven es muy abierta y se junta en las plazas a cotorrerla, asi que vete preparado.

Y si, no fuimos a la "Angelopolis" por falta de tiempo, peor ahira ya me quedo la duda de saber como es por los comentarios de Las Socias. Un dia de estos.


Lanzate y nos cuentas como te fue, ok?

todavia dijo...

Socias:

La verdad si la disfrute mucho. Como dije la conocia de antes pero en ese entonces como que no me fijaba bien en nada. No me arrepiento de haber regresado porque como dice la cancion: Que chula es Puebla.

María Beatriz dijo...

Qué buenas fotos! Y qué bella que es Puebla! Cuando estuve allí me quedé con ganas de seguir recorriéndola...

Un beso
Maribe

Bidan dijo...

Coño, parecía mayor... Al menos en la edad legal...

Por cierto, en el Camino, ampollas: 0.
Comprar unos buenos calcetines y cambiarlos a media jornada, una gran idea...

Ministry of Silly Walks dijo...

Me encantan tus fotos. Tus textos dicen mucho pero las fotos están tan bien tomadas, en los momentos justos, que se explican por sí solas.
Buen viaje!
Síguenos contando todo.

todavia dijo...

Bidan:

Si si, parece mayor, pero trae el uniforme de la secundaria puesto. (A menos que sea una de esas chicas que les gusta el manga, tú)

Que pomada es esa que dijiste? Seria cosa de ir viendo si aca la venden...

todavia dijo...

Ministry:

La camarita que tengo es a prueba de mensos, todo lo hace ella, yo nomas pongo la funcion y apachurro el botón. Es de esas digitales que le sacan canas a los fotografos de profesion porque gracias a ellas cualquiera parece tener una embarrada de talento.