20090202

Viaje en tren.


Sé que el tren iba repleto de gente porque se escuchaba el murmullo de conversación en los vagones mientras yo los recorría, pero no pude ver a nadie ocupando los asientos. Abriéndome paso por el estrecho pasillo me dirigí al carro que me correspondía. Llegue a mi lugar y me asome por la ventana: Afuera solo se veía el cielo y un inmenso abismo, como si el tren corriese atravesando un puente muy alto, aunque por mas que me asomé, no pude ver ni el inicio ni el final de ninguno de los dos.

Alguien dijo: “Es hora de bajar, hasta aquí llega el tren.” Descendimos. La estación desierta se parecía mucho a cierta esquina a dos cuadras de mi casa, sin embargo yo sabia que estábamos en Europa porque atravesando la calle se hallaba el Mar Mediterráneo.

“Los hoteles son muy caros aquí, no le recomiendo buscar uno” , dijo la misma voz “Mejor aborde el barco: zarpa de noche y llega a la otra orilla al amanecer, así podrá viajar y dormir por el mismo precio”. Voltée y pude ver a una señora de aproximadamente 50 años, envuelta en un rebozo, sosteniendo la mano de una niña de cabellos lacios y cortos y de no más de 6. La pequeña, me miraba semioculta tras su madre –supuse que sería su madre-. quien, ajustándose el rebozo, continuo “Yo hago este viaje muy seguido, pero ella es la primera vez, por eso esta asustada. Vamos, el barco va a zarpar!” Y echo a andar sobre un muelle que yo no había notado apenas segundos antes. La seguí sin preguntar. Mientras caminábamos, empezamos a ser rodeados por maleza; la niña, con el entrecejo fruncido, no me quitaba la vista de encima, mientras la señora seguía diciendo cosas que ya no pude distinguir porque sus palabras se perdieron entre el susurro del viento. Cuando llegamos al final del muelle ya era de noche. Ambas bajaron por una escalinata hasta un velero blanco de mediano tamaño. Al acercarme para descender pude leer un nombre escrito en la popa. Sentí un escalofrió.

“El Adiós”

10 comentarios:

Noemi dijo...

Precioso. Y muy inquietante.
Me ha encantado.

this ordinary life dijo...

yo recuerdo los dias cuando no recordabas tus sueños...me da gusto que ahora si recuerdes algunos....

todavia dijo...

Cambie de deporte: Ahora lo que nuca recuerdo es donde deje las malditas llaves.

todavia dijo...

Noemi:

=)

Gracias!

Berenice dijo...

Válgame....tienes alma de escritora. =)
Muuuuy lindo.

todavia dijo...

Gracias Bere!, gracias en verdad,

pero solo describo lo que soñé.

Noemi dijo...

Malditas llaves! Las mías también siempre se esconden :D

todavia dijo...

Pero por mas que les digo a todos que las &^%^$%@ tiene vida propia y aprovechan cada que les quito la vista de encima para esconderse y hacerme quedar mal, nadie me cree!!

bornne dijo...

Te he dejado un encargo en mi blog... Sin compromiso ninguno.

Un abrazo
(Te leeré más detenidamente cuando tenga un poco más de tiempo. Sorry)

todavia dijo...

Encargo recibido =)

Es dificil pero lo intentare. Gracias por elegirme.