20090121

Caballo de fuego

No fui la única persona a la que le impacto historia del pony al que se le fabricó una cerca en Malibu. Se nos llamó por teléfono para solicitar un ajuste al toldo y enviamos a dos instaladores. Cuando regresaron, uno de ellos me dijo que había sacado varias fotografías con su celular, pues les contó a sus hijos sobre el pony quería mostrarles lo pequeño que era. Le pedí que me enviara una:




Este es el Pony. Han llevado a vivir junto con el a seis chivos que también fueron rescatados durante los incendios de septiembre; en el cuello del animalito es notoria una cicatriz producto del desastre. En la foto aparece también la soldadora portátil con la que los instaladores realizaron el trabajo hoy y se aprecian lo pronunciado del declive en que se asienta la casa, el vallado exterior que delimita el terreno donde las bestias podrán trotar. Mucho mas atrás, fuera ya del campo visual, se encuentra el mar.

Estuve pensando y creo que las ultimas entradas del blog han adquirido tono un tanto amargo. No es que me arrepienta -parte de mi intención al iniciar el blog fue no arrepentirme de lo escrito- pero después de recibir esta foto, se me vinieron a la cabeza dos ideas de sabor distinto:


A juzgar por la cicatriz, pienso que el pony no la tuvo fácil hace algunos meses y de no ser por que esta señora decidió invertir en estos bichos quien sabe cual seria su suerte. Podrá decirse que es obsceno gastar así en un animal habiendo tanta necesidad en el mundo, pero a los chivos y al pony se les ve contentos.


No todos los chicos reciben un pony como regalo. Algunos tendrán la oportunidad de tener un caballito miniatura en el patio de su casa y lo aceptaran sin emocion pues les parecerá normal; pero otros se maravillaran con una fotografía de un caballito mágico, inmune al fuego, que su padre los contó que vive un una casa inmensa y muy lujosa a donde fue a trabajar la semana pasada.

El sistema sigue siendo injusto, pero tal vez no todo esta perdido...

6 comentarios:

bornne dijo...

Más nos vale no perder la esperanza de que este mundo, tan lleno de contradicciones, pueda ser mejor. Sin ella sería imposible alcanzarlo.

Tus últimas entradas quizás sí tengan un tono amargo pero es la pura realidad. A mí me han gustado mucho, justamente, por eso.

Así que también me alegro por la suerte de los animalitos y por la satisfacción de esos niños al conocer su historia.

Un abrazo, Todavía.

this ordinary life dijo...

Los Ricos También Lloran:

Little Nypo is one lucky pony. It has a home, food, even new friends! The owner of the Malibu estate does appear to have wealth and.....an amazing generosity and kindness. I continue to believe that our treatment toward animals is a reflection of our humanity.

todavia dijo...

Creo que me conmovio, Bornne, enterarme que el instalador, un hombre duro del que pocas veces se escuchan comentarios amables, hubiera llegado a su casa a contar sobre el pony y que aprovechara la segunda visita para sacar fotos para sus hijos. Creo que el pudo ver con mas facilidad que yo, el lado bueno del asunto.

todavia dijo...

Si,this ordinary life, "Nypo" (lindo nombre!)es un pony con mucha suerte. Y creo que tienes razon... espero que la señora trate asi de bien a sus empledos =)

Cheba dijo...

Aún quedan por este mundo muchas cosas que podemos disfrutar en común estés donde estés. Que la luna llena del 11 de enero haya sido motivo para encontrar tu blog me satisface. Me enorgullece la comparación de esa hermosa luna con la fotografía de "bolitas". Gracias y seguiré tu blog. ¡Algún día debería viajar a México! Saludos.

todavia dijo...

Cheba: Tu blog es estupendo y tu fotografia tambien. Fue una coincidencia leer en tu espacio sobre la Luna del 11 de enero. Lo que me motivo a dejarte una nota fue eso que pensaste al verla por la ventana del tranvia: "Otra bolita"...