20110215

1- Lo siento, pero usted no es pobre


Nota aclaratoria: No soy periodista así que no tengo experiencia redactando de manera concreta y lógica la información que he encontrado, de modo que tras pensarlo mucho he optado por exponerla de la manera que me parezca mejor, sin preocuparme sobre si la forma es correcta. Para empezar, y dado que al blog acuden lectores que no necesariamente son de México, creo que es necesario establecer el contexto en que la información se da: El de un país que, contrario a lo que las instituciones gubernamentales y las agencias de viaje quieren hacer creer, es muy, muy pobre. Voy además a dividir el texto en varios posts para hacerlos mas fáciles de leer en vez de convertir esto en un mamotreto infumablemente largo.


En México viven poco más de 112 millones de personas, de las cuales, según cifras oficiales, cerca de 55 millones son pobres, aunque nadie se pone de acuerdo en esta cifra pues los parámetros para medir la pobreza varían según quien realice el estudio. Así, la Secretaría de Desarrollo Social (SEDESOL), la institución oficial encargada de este asunto, clasifica la pobreza en varios rubros, dependiendo del nivel de carencia que padece el individuo; según ellos (*) padece “Pobreza Alimentaria” quien por la limitación de sus recursos no tiene ni para comer. Según esta clasificación, ellos serían los auténticos pobres, los extremos. La “Pobreza de Capacidad” la sufre quien con sus ingresos apenas cubre el gasto en alimentos y pero no puede solventar servicios educativos ni de salud, y sufre “Pobreza de Patrimonio” quien alcanza a satisfacer precariamente estas tres necesidades –comida, educación y salud- pero no puede cubrir sus gastos en vestido, calzado, vivienda y transporte.

Según mi punto de vista, estas confusas clasificaciones tienen el único objetivo de hacer que las estadísticas del numero de pobres parezcan menores: No es lo mismo decir que por lo menos la mitad de los mexicanos no tenemos ni donde caernos muertos, a presentar esta cantidad dividida en tres y con nombres deslumbrantes que hagan parecer la miseria una cuestion técnica. Según yo, ser pobre en México es algo mucho más real y cruel, es algo como esto:

Batopilas, Chihuahua.
 
Distrito Federal
 
Coicoyan de las Flores, Oaxaca.
 
Llano de la Rana, Guerrero.
 
Santiago del Pinar, Chiapas.
 
Tehuipango, Veracruz

Jornaleros de la siembra de pepino en Sinaloa

Mexicanos cruzando el Río Bravo en camino hacia Estados Unidos.


(todas las fotos de Contralínea y casi todas del fotógrafo David Cilia, excepto la Ultima que es e A.P.)


¿Por qué no intenta la SEDESOL explicarle a esta gente que, como todos llevan ropa y algunos hasta casa tienen, técnicamente no son pobres?



12 comentarios:

Fernando Manda dijo...

Lamentablemente la realidad de un país no se puede palpar en cifras, a mi me tocó hacer el servicio social haciendo encuestas en las colonias más jodidas de mi ciudad, y es bien triste ver que la gente no tiene segura la comida del día. Pero más triste es ver que el poco dinero que tienen, se lo gastan en pendejadas -alcohol más que nada- prefiriendo llevarse a la familia a comerse unos tacos caros un fin de semana, y medio tragar los demás días, en lugar de hacer una despensa. Chale.
Luego por que la gente se mete al narco para conseguir algo de feria. La salida fácil es siempre el camino incorecto.
En fin, sigo esperando los demás post.
Jajaja como que últimamente andamos muy controversiales ¿no? XD
Saludos!

Implicada dijo...

Los de sedesol caen en el rubro de Pobreza neuronal y emocional.

Ya nos contarás más...

saludos

la MaLquEridA dijo...

El gobierno es experto en maquillar realidades.

PHERRO dijo...

Lo que debería garantizar cualquier gobierno es la igualdad de oportunidades para el desarrollo de cada ciudadano; de ahí a que cada ciudadano aprovechará esas oportunidades por igual, sería otro asunto.
Por supuesto no agobiar a los de escasos recursos con los mismos impuestos que pagan los de altos recursos económicos.

pocofre dijo...

Cuando veo estas fotos, parese que esoty viendo la pobreza en mi país. Un problema que se resuelve con educación.

saludos

Afasia Anómica. dijo...

Tu punto de vista me parece muy acertado, creo como tú, que las clasificaciones del gobierno caen en lo grotesco, me pregunto: Habrá alguien que todavía les crea???

Ministry of Silly Walks dijo...

Estuve leyendo el año pasado varios análisis sobre la pobreza y no entendía por qué las cifras no cascaban. Luego leí esta semana sobre las cifras que se habían ocultado, previo acuerdo entre partidos.
No hay peor ciego...
Pero eso para qué sirve? Como si la realidad no fuera má tangible que los números.

trying not to sell dreams for small desires dijo...

you know how i feel about the subject already....

you also know how i feel about the Mexican government who gives a rat's ass about its own people's poverty....the apathy of the middle class toward the poor (su maldita mentalidad de "yo ya me salve, que se jodan los pobres" aarrgh!), the Catholic church (triple arrgh!!!).....and....okay, i better stop before i get a panic attack.

Fernando Manda touches on a good point:

es bien triste ver que la gente no tiene segura la comida del día. Pero más triste es ver que el poco dinero que tienen, se lo gastan en pendejadas -alcohol más que nada- prefiriendo llevarse a la familia a comerse unos tacos caros un fin de semana, y medio tragar los demás días, en lugar de hacer una despensa.

We also NEED to stop victimizing the poor. Look at the photos in your post! Women need empowerment, man! Enough of this passive mama factory bullshit. Woman need to stand up and tell all those oppressive institutions: "It's my body so FUCK YOU!"

I work with students whose parents came from Mexico to escape poverty (Ha! Little did they know that they were going to join another cycle of poverty). Like Fernando Manda, I also witness a lot of pendejadas on a daily basis: Hot cheetos for breakfast, mama receives welfare but somehow manages to buy Juanito a video game instead of a book...I can go on and on....

As Fernando Manda says:

Chale!!!

NTQVCA dijo...

Sin ir tan lejos te platico que para obtener el seguro popular debo "disfrazarme" y mentir para que consideren que en verdad no me alcanza para cubrir los gastos medicos. Pero es que desde su oficina burocrata y comoda no se alcanza el sentido común.
Saludos!

Crónicas Urbanas dijo...

Hola Mactans:

No se necesitan credenciales para publicar estas verdades.
Debo releerlo un tanto más.
Sigo diciendo que en cualquier país sobran los "convencionalismos" hechos por organizaciones oficiales.

Seguiremos como sigue, que lo haces muy bien, a pesar de tán difícil tema.

Saludos.
D

Jimena dijo...

Ciertamente, la pobreza y la injusticia en nuestro país desbordan por completo las etiquetas con las que se les quiere disfrazar para que duelan menos.
Estoy segura también de que la gente que no tiene dinero o que apenas sobrevive no se lo gasta siempre de la manera más práctica o realista. Estoy segura de que entre los pobres tanto como entre los ricos se da la corrupción, o el absurdo. Pero la gente no es pobre por gastar el poco dinero que tienen en pendejadas (mucha gente que tiene mucho dinero lo gasta cotidianamente en cosas mucho más absurdas). También estoy de acuerdo en que la cosa es desde luego más compleja que decir "los pobres son buenos, y víctimas de los ricos, que son malos". Pero por ejemplo desde la institucion donde trabajo me ha tocado conocer a mucha gente pobre que no se asume como víctima y que enfrenta circunstancias injustas y desiguales con mucha fortaleza: jóvenes que se van a dar clases a zonas rurales, donde hay crecidas de ríos, narcos, animales venenosos, para conseguir una beca para seguir estudiando la prepa, o la universidad. Niños que caminan una hora todos los días para ir a la escuela. Incluso las agallas que se necesitan para aventurarse a cruzar una frontera, sin saber si eso les va a costar o no, la vida, es un acto que tiene su medida de heroismo. Decididamente, no todos los pobres se limitan a ser víctimas.

todavia dijo...

Les pido una disculpa a todos por no haber respondido ningún comentario, Lo que ocurre es que el tiempo escasea. Pero he leido todos atentamente y les agradezco el interés, pero sobre todo que no consideren que de repente me volví loco. Mcuhas gracias!