20090706

La cruda del voto nulo

Termino la elección de nuevos congresistas en México y, afortunadamente, terminó también este deprimente asunto del voto nulo. Algunos con la falsa esperanza de que si los votos nulos llegaban al 20% la elección se tendria que repetir, otros llenos de coraje y decepción, corrieron de buena fe a inutilizar su voto en espera de impulsar un cambio. Un sacrificio heroico pero inútil porque, a pesar del esfuerzo, la elección arrojara ganadores que, si nos resignamos, seguirán viviendo del presupuesto sin que les importemos un comino, y porque tras la publicación de resultados preliminares, la cantidad de votos nulos no llegó ni al 6% a nivel nacional: De haber sido verdad la ilusión de una elección nula, no se hubiera conseguido sabotearla.

Mi critica no es contra el legitimo reclamo de quien decidió inutilizar su voto, lo que me deprime es la facilidad con la que tanta gente es capaz de creerse soluciones mágicas que substituyan el trabajo que debiéramos realizar todos: El marcaje personal de quien obtiene un puesto en el gobierno, la exigencia de cuentas, resultados y del cumplimiento de promesas de campaña.

Aunque no me convence el método, no puedo sino entender y hasta compartir lo que seguramente sintió quien anuló esta boleta.


Ya tuvieron su fiesta pero se acabó y ahora es momento de ponerse a trabajar si de verdad queremos que algo cambie; si no queremos que este asunto del voto nulo termine como terminaron aquellas marchas contra la violencia, donde cientos de miles de personas desfilaron de blanco en un espectáculo impresionante y hermoso, pero inservible.

10 comentarios:

Crónicas Urbanas dijo...

Es muy bueno tu comentario. Me parece que es crítica positiva o constructiva, el voto inutilizado en realidad es un voto "util" siempre para alguien.

Berenice dijo...

Me sorprendió que no fueran muchos más los votos nulos,estaba muy presente la idea al menos en el DF. Yo no la compartí pero si entendí las razones que me expresaron los que así lo hicieron.

Las actividades oficialmente terminan hasta finales de agosto y al día de hoy el congreso ya luce semi vacío,al parecer la idea de que los ciudadanos pudieran "darles una lección" les hizo lo que el viento a Juárez.

Implicada dijo...

Lo que viene es trabajar,
ser ciudadanos activos!

Me encantó la foto de ese voto anulado!!! jejejeje

todavia dijo...

Si, Cronicas, de hecho si hubiera que escoger entre la abstencion y el voto nulo, prefiero el voto nulo que por lo menos significa una opinion y nos regala imagenes casi editoriales, como la de esta boleta =)

todavia dijo...

A mi tambien me sorprendio mucho, Bere. Pero hay que notar que en el DF el voto nulo supero el 10%. lo que significa que este pais sigue centralizado (porque la enorme publicidad solo influyo a la capital) Ademas hay otra cosa importante: Si restas los votos nulos, la votacion total anduvo por los 37%, creo que pocas veces ha ido tan poca gente a votar.

Y si... a esta bola de $%%$@#%#7 no los mueve ni una yunta.

todavia dijo...

Implicada:

De no haber encontrado esta foto en un periodico creo que me hubiera guardado mi opinion sobre este asunto, pero esta boleta es genial. Mis respetos para quien la anulo.

Berenice dijo...

Esta foto forma parte de la Cruzada?

todavia dijo...

Bere: No, pero deberia!

(Pero shhhhhh, que Noemi entra a espiar mis movimientos)

la_luminosa dijo...

Yo anulé mi voto y a diferencia de muchos que se sintieron realmente convencidos por el método, yo me sentía insegura más bien impotente, por no tener una mejor alternativa, que justificara mi anulación o mi voto por alguien o algún partido. Comparto tu opinión el anular el voto como ejercicio democratico cada que hay elecciones, es irresponsable, hace falta anulando o no el voto un compromiso con nuestro país, construir una democracia o no pero involucrarse, no formar parte del movimiento cool, radical solo por estar. Me parece triste y sobre todo irrespondable adquirir una actitud pasiva. bu!

todavia dijo...

Creo que la anulacion del voto es util si sirve para involucrarse un poco, para empezar a tomar cartas en un asunto donde se supone que somos nosotros quienes repartimos la baraja.

En todo caso es peor abtenerse... y mira que yo, estando donde estoy no tengo otro remedio.

Mi tarea es localizar al diputado de mi sector y pedirle cuentas, aunque sea via mail... aunque tenga que afiliarme -horror- a Twitter. Hay que sacrificarse por la patria jeje.