20090403

Como ahorrar 4970 dolares en una sola tarde

El domingo, nomás por no quedarse a holgazanear en casa, nos dimos una escapada al zoológico. Debo confesar que me gusta ir a esos sitios a pesar de que a veces es triste ver las condiciones en las que se encuentran algunos de los animales ya sea por descuido, por instalaciones deficientes o por la evidente molestia que, a los huéspedes, les provocan las multitudes de curiosos; pero el zoo es la único medio que muchos de nosotros tenemos para ver a seres que solo conoceremos en fotografías. Me ha tocado ir a zoológicos donde la mayoría de los animales cuentan con recintos espaciosos que les permiten no sentirse intimidados por los azorados ojos de los miran y donde pueden comportarse de manera mucho más natural que en el pequeño zoo al que fuimos, pero la visita resultó más agradable que otra cosa y comprobé que, a pesar de sus limitadas dimensiones, el zoo de Santa Bárbara, consigue hacer lindo el paseo sacrificando numero de especies en pro de la comodidad. Y como pude darme vuelo con la cámara, aquí traigo algunas fotos de lo que vimos:

No pelean, estas dos Guacamayas Verdes se estaban haciendo cariñitos. Yo creo que actuaban ;)

Los Guacamayos Azules bailaban. No sé si era Hip-Hop, pero de que tenían ritmo lo tenían! Se movían como si fueran un reflejo uno del otro.

A la derecha el patriarca de la manada de leones, a la izquierda mi gato. ¿En verdad hay semejanza o solo sobreestimo a este holgazan?

Mientras tanto, esta leona comenzó a acechar el trenecito atiborrado de niños donde, apretujados nos subimos, yo le vi verdaderas ganas de saltar a devorarse alguno. Puedo asegurar que no era la única a la que le hubiera gustado deshacerse a dos o tres =)

Los Tities de Orejas Blancas acaban de tener cría. Son tan pequeños que costo trabajo descubrir al recién nacido pero al final ahí estaba.

Las Palomas Corazón Sangrante de Luzón, con todo y su rimbombante nombre, daban a la primavera una alegre bienvenida. En un zoológico repleto de preescolares me habría gustado escuchar las explicaciones de los padres respecto a las extrañas actividades de estos dos.

Varios de estos Patos Reales silvestres, seguramente de regreso de su migración, hacen escala en el zoológico y roban comida a los elefantes. Habitación y alimento fácil y gratuito ¿Quién podría negarse?. Si yo fuera ave, definitivamente pondría casa cerca de un zoo.


Aquí una de las victimas, quien no parecía muy preocupada. No me pregunten porque, de todas tomas que le hice, fue esta la toma que más me gustó, en verdad no lo sé. =)

Los Leopardos, se dejaban ver, posaban para la cámara y observaban a las hileras de mirones detrás de los verdes cristales de su encierro. Afuera unos voluntarios mostraban una piel de un Leopardo de las Nieves para que uno pudiera sentir su textura. Que suavidad! Es una lástima que aun no se puedan compartir archivos táctiles aquí!


Un Pato Mandarin tomaba un baño en una charca detrás de una roca sin perder de vista a quienes pasábamos por ahí. Quizá intentaba pasar desapercibido pero con esos colores era imposible.



Las Guacamayas Rojas tenían competencia de gritos, aquí la ganadora. Bajo un cielo gris, las aves por su colorido se llevaron la tarde.


Y ya.

Me quede con ganas de tomar más fotos porque muchos animales no dejaron verse pues la multitud los intimidó, otros, por las condiciones de su hábitat, no eran un objetivo fácil; algunos por ser demasiado rápidos combinados con mi lentitud para hacer clic provocaron que terminara con un montón de imágenes borrosas que decidí eliminar (Con excepción de la foto de las palomitas del amor que vale la pena)

Ir al zoológico y venir a postear lo que vi probablemente es tonto, pero a mí me encantan los zoológicos porque me reviven el gusanito ese que me roe las entrañas desde que recuerdo y que me insiste que lo lleve a un safari en África. Nuestra entrada al zoo costo 30 dólares, trenecito incluido, un tour a África no lo encontraremos en menos de 3 mil y eso sin contar el vuelo. Por ahora este modesto post me basta.

2 comentarios:

Noemi dijo...

A mí también me encanta la foto del trasero del elefante :D

Feliz día de hoy!

todavia dijo...

Sabia que tu ideal estetico estaba tan retorcido como el mio! ;)