20110816

Renta, no venta


Actualmente gano 12 dólares la hora. Tengo 40 años y a menos que pase otra cosa, seguramente trabajaré hasta que cumpla 65.

Si alguien tuviera 2 millones 628 mil dólares podría pensar: “De una vez lo compro.” Afortunadamente mi jefe no tiene ese dinero.

Pero, por si un día la fortuna le sonrie, explíquele alguien que las cosas no funcionan de esa forma...


9 comentarios:

Noemí dijo...

Pues yo, si tuviera ese dinero, te compraría todo el resto de tu tiempo laboral, para que pudieras dedicarlo a lo que más quisieras hacer. Es más, te subiría el sueldo incluso!
Hay que ver, que gran parte del tiempo que dedicamos a trabajar...

Abajo el trabajo! :(

Afortunado tú, que te jubilarás a los 65, por estos lares ya se habla de los 67 años. A mi generación le toca sí o sí :(

Bidan dijo...

"Explicar" y "Jefe" son dos palabras que no pueden ir en la misma frase...

la MaLquEridA dijo...

Si alguien tuviera todo ese dinero lo menos que haría sería pensar a menos que fuera en preguntarse en que lo va a gastar.

Pherro dijo...

Bien dicen que la vida no vale nada.
Claro que eso no es cierto... tal vez.
¿En esa cantidad están calculadas las horas extras y días festivos?
Si te vas a vender, que le salga bastante caro a tu pinche jefe.
Un abrazo Araña, luego nos leemos.

Daniel - CU dijo...

Hola Mactans:

No esperaría nada de la suerte, para hacer una diferencia.

Un dilema más que un tema, realmente.

Lo conveniente es no cambiar dinero por salud... pero es tan fácil de decir y tan difícil de hacer.

Me quedo pensando.
saludos amigo.
Daniel.

ѕocιaѕ dijo...

es increíble que en el mundo existan personas que aun piensen así, alguien que le explique que la esclavitud ya esta fuera de moda, ojala y te ganes tu la lotería así te evitas esas explicaciones
Saludos

Ministry of Silly Walks dijo...

Oh, bendita lotería y su temporal ilusión.
Me acabo de ganar 35 pesos en el melate. Me alcanza para 15 minutos de tu tiempo laboral.

Pherro dijo...

Este blog se ve tristón cuando posteas sin fotos q¡o!p

María Beatriz dijo...

A veces no hay otra opción que seguir trabajando.
Hay personas que piensan que el dinero lo compra todo, pero se equivocan. El alma no tiene precio.

Besos